La advertencia fue realizada en forma telefónica por un hombre. El sujeto le habría comunicado a la Directora que tenía 20 minutos para desalojar la institución debido a que había dos artefactos explosivos en el lugar. Las actividades volverán a la normalidad por la tarde.



El Colegio Fasta "Reina de la Paz" recibió esta mañana una amenaza de bomba, que fue desmentida por las autoridades en horas del mediodía. Según el apoderado de la institución, Leonardo Kern, habrían recibido el alerta de un sujeto que se comunicó telefónicamente indicándole que debía desalojar la institución porque en su interior había dos bombas. El normal funcionamiento se retomará durante la tarde.

Ante tal amenaza, los directivos decidieron desocupar el establecimiento y llevar al alumnado a la plaza Belgrano. 

"Un hombre llamó a las 8.15 de la mañana y 8.30 ya estaba tanto la gente de explosivos acá, como los alumnos en la plaza porque fue bastante rápido el procedimiento y gracias a Dios no pasó a mayores la amenaza", relató Kern. 

Según el representante legal del establecimiento educativo, el sujeto se comunicó y les informó que había dos explosivos en el colegio, que tenían 20 minutos para desalojarlo y que tenía un problema personal con la institución por eso efectuaba tal acción. 

Ante lo manifestado por el sujeto, Kern negó que se haya registrado algún problema o inconveniente con algún papá o alumno para poder tener un indicio de quien podría haber sido. Además, en el identificador de llamadas figura un número privado por lo que tampoco se puede saber el origen de la misma.

Por último, informó que la policía tomó declaraciones y es la que indicará cuáles serán las pautas a seguir.

Por su parte, uno de los papás de la institución relató que cuando dejó a su hijo, a eso de las 8.30 de la mañana, vio en las afueras del colegio a personal policial y de Bomberos. En ese instante, la directora les indicaba a los chicos que debían ser trasladados a la plaza Belgrano, pero no le informó el motivo. 

"Yo me entero porque mi señora, a través de los grupos de WhatsApp, le venían avisando a los padres que tenían que retirar a los chicos porque había una amenaza de bomba", contó el papá. 

El padre del niño, que asiste al 4º año, se dirigió de inmediato hacia el paseo donde se encontraba el resto del alumnado. Asimismo, señaló que observó niños de cursos más adelantados que estaban en la vereda del establecimiento, tapándose la nariz porque al parecer desde el interior salía un olor particular.

En cuanto al motivo que desencadenó la situación, se pudo saber que un padre habría tomado esta decisión manifestando su malestar porque su hijo sufría de bullyng en el establecimiento. 

"Es la primera vez que se da una situación de esta magnitud. Lamentablemente es muy triste porque estas cuestiones la tienen que arreglar los padres con los directivos y no de esta forma donde se involucra a todos los chicos", indicó.  

Compartir

Comentarios