Dos estudios científicos recientes confirman que se ha desacelerado y esto podría desencadenar a largo plazo cambios en la temperatura y el nivel del mar.

En las últimas semanas, dos trabajos publicados en la revista Nature confirman parte de lo relatado en la película de ciencia ficción, indicando que se produjo un debilitamiento de la Corriente de Atlántico y esto podría traer importantes desequilibrios a futuro.

Ambas investigaciones demostraron que la corriente, cuyo nombre científico es circulación de vuelco meridional del Atlántico (AMOC por sus siglas en inglés), ha disminuido en un 15% desde mediados del siglo XX. 

Esta corriente en particular es la que lleva agua tibia desde el Ecuador hacia el norte del Atlántico, mientras que regresa el agua fría a través del océano profundo. La corriente es, en parte, la razón por la cual Europa Occidental disfruta de un clima templado, y los meteorólogos están vinculando los cambios en las temperaturas del Océano Atlántico Norte con las recientes olas de calor en Europa.

Otra consecuencia asociada es el posible aumento del nivel del mar en la costa este de Estados Unidos. Investigaciones anteriores demostraron que de 2009 a 2010, el nivel del mar en la región se elevó más de 12 cm repentinamente, en concordancia con un movimiento cada vez más débil del AMOC.

Fuente: Meteored.

Compartir

Comentarios