A su vez, los metalúrgicos y bancarios siguen negociando.

Superjueves salarial: por un lado los petroleros privados que conduce Guillermo Pereyra cerraron su paritaria 2018. Fue por el 15 por ciento, a pagarse en dos tramos de 7,5% cada uno en los meses de abril y octubre. También se fijó sentarse a evaluar la situación del sector y la evolución de la inflación en febrero. Eso sí, Pereyra se anotó un poroto porque activó la cláusula gatillo 2017 por lo que en mayo se pagará el 5,4% para compensar la pérdida de los salarios respecto a la suba de precios.

Los otros que se anotaron una a favor, aunque venían con retraso fueron los camioneros: firmaron el bono para la totalidad de los trabajadores del sector comprendido en el convenio 40/89 por 9.500 pesos. Además ganaron otra batalla: lograron mantener el adicional del 1% de antigüedad por cada año trabajado (las cámaras habían intentado modificar ese plus reduciéndolo al 0,5% a pagar por año de antigüedad pero aplicarlo no sobre años pasados sino a partir de 2019).

Los que no tuvieron suerte fueron los metalúrgicos de la UOM: van por la quinta reunión paritaria en el ámbito del ministerio de Trabajo y todo sigue trabado. Por lo que reconstruyó este diario las cámaras se mantuvieron en su oferta del 12% y Antonio Caló en la suya. Esta es elevar el salario inicial en un 27% mientras que para las categorías siguientes el incremento estaría en torno al 18%.

En cuanto a la paritaria bancaria aún negocian en Trabajo con las cámaras: con la de hoy van tres reuniones oficiales seguidas, de más de 6 horas cada una. Pese a que se viene diciendo desde el jueves pasado que hay acercamiento, los frutos todavía no se ven. 

Compartir

Comentarios