Sebastián Pérez Rollate definió así a Marcos Diosquez, fallecido luego de ser atropellado por un auto cuyo conductor se dio a la fuga. “Si alguien sabe o vio algo que avise. Es infinito el daño que ha hecho”, imploró.

Mientras los investigadores realizan peritajes en el auto encontrado en San Juan al 3.700 para corroborar que se trata del vehículo buscado por la policía y que sería el que atropelló y mató a fisoculturista de 32 años, el cuerpo de Marcos fue entregado a sus familiares. Sus restos serán velados en Laprida al 800 (esquina Santa Fe).

Sebastián, amigo de la víctima, relató que vieron un video de las cámaras de seguridad de una empresa privada del rubro ubicada en diagonal y al frente de dónde quedó tirado el cuerpo malherido de Marcos. “Allí se observa que el Peugeot oscuro circula por la trocha norte de la Avenida Mate de Luna con el parabrisas (polarizado) roto”, describió.

“No se sabe aún quién lo conducía pero, por el dominio de la patente, sabemos que estaba radicado en Córdoba y que la dueña lo habría vendido hace unos 12 años”, contó Sebastián.

Marcos Diosquez fue atropellado y arrastrado durante 30 m, este martes, en Mate de Luna al 3.500 por un auto Peugeot 205 XS, modelo 1994, que terminó con una rotura en el parabrisas, producto del impacto.

“Marcos me ayudó a progresar en mi estado de salud. Era de un corazón gigante, carismático, un motivador nato. Lo que hacía era ayudar y ayudar, siempre pendiente de lo que a otro le pasaba”, rememoró Sebastián y agregó,  “estaba entrenado para competir y vino alguien a quién no importó nada y vaya a saber en qué estado, arrebatándole la vida y dejándonos con esta pena imposible de comprender”

Compartir

Comentarios