La crítica contra Ángela Martínez fue por la supuesta decisión judicial de darle la tenencia de un niño abusado por el abuelo, a su madre.


A través de la viralización de un audio se conoció que un menor de tres años, que era víctima de abuso sexual por parte de su abuelo, había sido restituído, por decisión de una jueza, a su madre, quien se la consideraba cómplice del delito. 

La jueza a la que se le endilgaba tal decisión decidió hablar con LV12 y aclarar cómo había actuado en la causa.

La doctora Ángela Rossana Martínez, titular del Juzgado de Familia de la VII Nominación, en primera instancia sostuvo que el relato que fue divulgado por los medios no es veraz, teniendo en cuenta que las actuaciones libradas no fueron expedidas por ese juzgado, ya que hacía tres años que ella no tenía la causa. 

"Hace tres años que la causa no está radicada en este juzgado", afirmó, al tiempo que contó que ella toma intervención en el caso hace aproximadamente cuatro años, "con una situación penal que la precede y una medida cautelar que yo dicto justamete entregando el niño a su papá, pero para revisar con el devenir del proceso". Posteriormente, aclaró que no pudo dictar otra medida ya que el expediente fue sacado de su competencia. 

"Lo que haya ocurrido en ese período es absolutamente desconocido por el juzgado. El último acto jurisdiccional mío data de setiembre de 2015 en oportunidad que se me recusa y nunca más lo veo al expediente. Esa recusación fue resuelta oportunamente en el sentido de que el expediente debía volver pero no volvió más para acá", explicó. De esta manera, la magistrada deslindó responsabilidades en las resoluciones que se hayan tomado con posterioridad. 

"Yo no dicté ninguna medida que no sea la que dicté en un primer momento, disponiendo la protección del niño provisoriamente, depositándolo en la persona de su papá, sacándolo del lugar que habitaba con su mamá, eso es lo que yo hice", reiteró. 
 
La doctora sostuvo que "a posteriori se fueron dictando una serie de medidas tendientes a resolver si se mantenía o no esto, pero yo no pude resolver nada porque me sacaron del caso".  

En este marco, reflexionó que "cuando se atenta contra un juez, por un medio de prensa, no se quiere generar más que un descrédito que no sirve". Asimismo, sostuvo que si se quiere cuestionar la resolución de la justicia existen las vías procesales, pero no por estos medios expúreos y sin tener en cuenta que lo más grave de todo esto es exponer al niño de modo malicioso.

La causa en estos momentos se encuentra en la Cámara de Familia para resolver una nueva recusación que se le ha planteado a Martínez. 

Compartir

Comentarios