El homicidio se produjo en medio de una pelea a horas de la madrugada. La victima de 26 años recibió una puñalada en el pecho y murió a las pocas horas.

La Policía detuvo al hijo de un encumbrado gremialista por ser el principal sospechoso de haber acabado con la vida de un deportista. El crimen se produjo esta madruga en medio de una pelea, según confirmaron fuentes cercanas a la investigación.

Javier Hernán Molina, de 25 años, se encontraba en una reunión con amigos en el local que el Sindicato de Empleados y Obreros del Comercio (SEOC) posee en barrio sur. Por razones que aún no fueron esclarecidas, se produjo una discusión que derivó en la trágica pelea.

La víctima, que practicaba artes marciales mixtas, habría sido atacada por el hijo del gremialista quien le habría aplicado una puñalada en el pecho. El joven fue trasladado pasada las 4 al Hospital Padilla donde murió unas cinco horas después.

El agresor, cuyo nombre se mantiene en reserva, se escapó del lugar. Personal de la seccional 2ª fue a buscarlo a su domicilio y lo habrían encontrado durmiendo. Por orden de la Justicia, se ordenó su aprehensión y que se le realizarán todos los estudios correspondientes antes de que prestara declaración.

 

Fuente: La Gaceta

 

Compartir

Comentarios