Hay un proceso de reconciliación bilateral en un contexto internacional agitado en la reafirmación de hegemonía. En esta región estratégica del Pacífico, China, EEUU (aliada a Japón) son actores con intereses específicos.

En los últimos días la prensa cubrió el encuentro de los presidentes de Corea del Norte y Corea de Sur, algunos medios lo informaban con muchas expectativos, otros - por el contrario-, eran más cautos al momento de presentarla. Sin lugar a dudas este encuentro resulta verdaderamente importante en cuanto a su alcance multidimensional. Por un lado, contemplar un enfoque local intercoreano implica considerar la separación desde la finalización de la cruenta Guerra de Corea en 1953 ocurrida en un contexto de la Guerra Fría. Entonces Corea quedó dividida por el paralelo de los 38º norte,  es decir, una misma nación con dos Estados lo que implicó un desarrollo por separado, con modelos completamente diferentes. Conforme pasaron los años la dinámica de los vínculos se desplazó desde unas relaciones tensas y provocaciones intensas, a otra, con instancias de  acercamientos. En este proceso bilateral de reconciliación se pretenden llevar a cabo líneas de acción bajo la reanudación del diálogo y la cooperación económica, de modo que en el último encuentro se acordó que la península se desnuclearizara, además de permitir el reencuentro de familiares que quedaron divididos tras el conflicto y desarrollar las relaciones entre ambas Coreas.  

Por otro lado, desde una perspectiva, regional también se puede realizar una lectura. El área del Pacífico adquiere cada vez más relevancia en el contexto internacional, en este espacio estratégico en el cual confluyen una serie de actores con intereses específicos. Una China que procura conservar un área más estable para sus intereses e ir consolidándose en su entorno inmediato, un Estados Unidos aliado a Japón que se propone preservar su presencia en la región. De hecho se observa un deslizamiento del discurso en torno a Corea del Norte, de ser catalogada como uno de los países que incluye “el eje del mal” a una próxima reunión que se supone tendrá lugar en Pyongyang con el encuentro de Trump y Kim Jong Un.

Ante este nuevo contexto de acercamiento intercoreano, ¿se podrá plantear una reunificación similar a lo sucedido con Alemania Oriental y Occidental?

 

Por Lic. Adriana Younes

Compartir

Comentarios