Se realizaron en el Hospital Padilla en los últimos días. Se trata de intervenciones quirúrgicas que se practican a personas obesas.

 

 La cirujana plástica del Servicio de Cirugía General del Hospital Padilla, doctora Constanza Emilia Bossi, brindó detalles acerca de la nueva incorporación prestacional que, a través de derivación directa del Centro Provincial de Trastornos Alimenticios (CEPTA), permite a pacientes que ya atravesaron la cirugía bariátrica mejorar aspectos estéticos, funcionales y emocionales.

Ya son dos los pacientes que en materia de una semana atravesaron con éxito cirugías post bariátricas de la mano de los cirujanos plásticos del hospital Constanza Emilia Bossi y Salvador Alberto Sal.

Las prácticas incorporadas recientemente buscan trabajar en conjunto canalizando la demanda de los pacientes que se encuentran en condiciones de ser derivados desde el Centro Provincial de Trastornos Alimenticios (CEPTA) dependiente del Programa de Atención Integral de Obesidad (PAIO) del Ministerio de Salud Pública de Tucumán.

La cirugía postbariátrica es aquella que se practica en un paciente obeso o hiper obeso que ha pasado ya por la cirugía bariátrica, la cual inicialmente modifica el metabolismo para asistir en el descenso de peso, a través de la intervención quirúrgica de intestino y estómago.

“Cuando el paciente pasó por este primer procedimiento mejora notablemente su peso y salud, pero empiezan a aparecer los colgajos o excedentes de piel que pesan y molestan. Además de este inconveniente estético y funcional, que reduce su capacidad de movimiento, la presencia de colgajos se asocia con una afectación del aspecto emocional del paciente, momento en el cual se requiere de la intervención del cirujano plástico para ayudarlo”, detalló Bossi.

Las cirugías para eliminar colgajos engloban dermolipectomías (de abdomen), braquioplastias (de brazos), se pueden además extraer colgajos de la espalda, la entrepierna y mejorar el aspecto estético de las mamas. Estas son algunas de las cirugías que se están empezando a realizar en el hospital para los pacientes provenientes del CEPTA.

“En el caso de estos pacientes jóvenes se realizaron cirugías para reacomodar el área abdominal y luego deberán pasar por otras etapas de cirugía. El proceso de recuperación de ambos es muy positivo”, continuó la profesional.

El CEPTA apunta a la asistencia integral de pacientes que sufren obesidad para darles una solución oportuna, no solo ante la frustración que provocan en ellos los intentos fallidos para adherirse a dietas y planes alimentarios, sino ante la dificultad o falta de movilidad que algunos atraviesan, lo que los lleva muchas veces a una vida sedentaria.

Se conformó de esa manera un equipo multidisciplinario de nutricionistas, endocrinólogos, médicos clínicos, cirujanos, profesionales del área de salud mental, laboratorio, entre otros, que ya lleva un tiempo funcionando y al que se suma la cirugía plástica como el último eslabón de la cadena.

Bossi especificó en este sentido: “El año pasado se hizo una prueba piloto y ahora buscamos darle continuidad con la posibilidad de realizar dos de este tipo de intervenciones por mes. Para poder acceder al programa existen ciertos requisitos a cumplir, ya que la demanda en la provincia es muy alta, por eso puntualmente solo estamos atendiendo pacientes derivados del CEPTA que no cuenten con cobertura social”.

La modalidad de trabajo, destacó la especialista, permite el crecimiento de los profesionales de diferentes áreas: “La idea es capacitarnos y mejorar para dar respuestas a pacientes que venían postergados, que no conseguían bajar de peso de forma convencional. Contrario a lo que se cree, los alimentos más económicos de la canasta familiar son los hidratos de carbono que incentivan el ascenso de peso y la malnutrición”.

 

Fuente: Ministerio de Salud Pública

Compartir

Comentarios