La red social creada por Mark Zuckerberg aún padece las consecuencias del escándalo con Cambridge Analytica por el uso indebido de datos.

El uso indebido de datos de 87 millones de usuarios de Facebook por parte de Cambridge Analytica dejó en evidencia varios problemas que estaban ocultos dentro de la red social.

A principios de abril, un importante inversor había pedido públicamente la renuncia de Mark Zuckerberg. "Tienen 2.000 millones de usuarios. Están en territorio escondido y no se comportaron de una manera que hagan sentir a la gente cómoda con Facebook y seguros sobre su propia información", había declarado Scott Scringer.

Ahora, a través de una columna publicada en el diario Financial Times, la representante de un grupo de accionistas de Facebook llamado CalSTRS reclamó una revisión de la forma en que se maneja la empresa y criticó que la estructura actual funciona como una "dictadura".

"¿Por qué el Sr. Zuckerberg necesita atrincherarse con una estructura de acciones de dos tipos? ¿Es acaso porque no quiere que su liderazgo evolucione con el resto de la compañía? De ser así, este sueño americano es cada vez más parecido a una dictadura".

Mark Zuckerberg tiene dos cargos dentro de la red social: por un lado es el CEO de Facebook, pero por otro también es el presidente de la mesa de directores. Al tener esta doble función, puede hacer lo que quiere sin que nadie le cuestione las decisiones que toma y tiene un control casi absoluto de su creación.

Además, tiene un gran número de control de acciones con derecho a votos, lo que hace que otros inversiones no tengan mucha participación a la hora de decidir cambios en Facebook.

Fuente: TN Tecno.

Compartir

Comentarios