Mil agentes vigilarán exclusivamente el complejo norteamericano y otros 3.000 estarán desplegados en el resto de la ciudad.

"La policía Nacional de Israel trabaja en este operativo hace tres meses porque es un evento muy importante, significante a nivel político y de seguridad", explica Micky Rosenfeld, vocero de la policía israelí.

Apostado frente a la nueva embajada estadounidense en Jerusalén, explicó en diálogo con Infobae, que esta es una semana "altamente sensible" para la ciudad por lo que el objetivo es que la ceremonia transcurra sin incidentes.

"Coordinamos hombro a hombro con los norteamericanos para proteger el barrio y las zonas aledañas. Aquí, por la zona de la embajada, se desplegarán mil policías", detalla el vocero pero, además, hay destinados otros 3.000 agentes para custodiar toda Jerusalén.

La relocalización coincide adrede con el aniversario civil de la creación del Estado de Israel, los palestinos convocaron a una Marcha de la Ira en la Franja de Gaza, que elevó los niveles de alerta. Mañana, además, se conmemora la Nakba (Desastre), la fecha más importante del calendario palestinos porque recuerdan el éxodo tras la creación del Estado de Israel; y también comienza le ramadán, el mes del ayuno musulmán y una época de alta tensión y aumento de amenaza de ataques terroristas en todo el país, no solo en Jerusalén.

Compartir

Comentarios