Según organismos internacionales de salud, los hospitales están saturados de heridos. Faltan médicos y drogas indispensables.

Han recibido más de 500 heridos de bala. La mayoría sufre de heridas de gran severidad debido a la capacidad de penetración de la munición israelí. Según los médicos del hospital de Shiffa, el más importante de toda la Franja de Gaza, 185 de ellos se encuentran en gravísimo estado con balazos recibidos en la zona del vientre y de los pulmones, con órganos vitales afectados. Pero la crítica situación hospitalaria podría complicarse en las próximas horas porque no hay suficiente sangre disponible para la emergencia, los médicos y enfermeros están agotados y falta casi la mitad de las drogas necesarias.

Este cuadro revela la gravedad de la situación sanitaria de Gaza, que se halla al borde del colapso. Junto al hospital de Shiffa, los otros centros médicos de la Franja también se han visto desbordados para atender a los más de 2.700 heridos que arrojó el lunes la masacre provocada por soldados del ejército de Israel que dispararon a mansalva contra miles de palestinos que protestaban contra el traslado de la embajada de Estados Unidos desde Tel Aviv a Jerusalén, la Ciudad Santa que también reclaman como capital de un futuro Estado.

Según el portavoz de la Organización Mundial de la Salud, Tarik Jasarevic, el largo bloqueo al que Israel y Egipto someten a la Franja creó problemas crónicos en las instalaciones sanitarias palestinas. “Este mes, dos de cinco medicamentos fundamentales estaban completamente agotados y de otros quedaban sólo existencias para un mes”, dijo Jasarevic en una rueda de prensa. Además, a los hospitales públicos de Gaza les queda combustible para menos de una semana para seguir operando, agregó.

 

Compartir

Comentarios