Es por el recorte en los gastos en la mayoría de los hogares. Optan por segundas y hasta terceras marcas.

En los últimos meses, la combinación de un consumo masivo deprimido y el impacto de las subas de precios, potenciaron una tendencia que podría afianzarse aún más, por la reciente devaluación del peso: la del "comprador low cost", según describe Federico Filipponi, analista de la consultora Kantar Worldpanel.

El analista se refiere a que buena parte de los consumidores, incluidos aquellos que pertenecen a los estratos socio económicos medios y altos, están comprando -cada vez más- las versiones de los productos más baratos de las góndolas.

"Hoy, optar por segundas y terceras marcas ya no es un sinónimo de pérdida de valor o de status. Por el contrario, es una elección de los consumidores que se impone en el contexto inflacionario, para optimizar el gasto", resume Damián Di Pace, director de la consultora Focus Market.

En palabras del analista Guillermo Oliveto, de la consultora W, siguiendo con los términos aeronáuticos (low cost), hoy el consumidor está en modo "recorte de gastos". "Volvió el ahorro", enfatizó el experto en el último encuentro de retail.

 

Compartir

Comentarios