La pareja se conoció en las redes sociales. Una abogada pidió la nulidad del matrimonio.

Una pareja, que se conoció en las redes sociales, decidió dar el sí, pero a los cuatro días se divorciaron por denuncias de violencia de género. Ocurrió en Santiago del Estero, la novia, incluso, perdió un embarazo por los golpes recibidos.

María -nombre ficticio- es comerciante y conoció a su pareja por Facebook. Tuvieron una cita y decidieron casarse. Pero no todo fue color de rosa para la mujer: en los próximos días vivió un verdadero calvario, dijo su abogada Sofía Oberlander.

La letrada contó que “tenían conversaciones masivas donde se contaban sobre sus vidas. Los chats eran constantes hasta que finalmente pactaron un encuentro”. El acusado que reside en otra provincia viajó hasta Santiago para encontrarse con su mujer.

Los encuentros fueron más frecuentes, y la joven quedó embarazada. Al ver que ya no podían vivir separados, decidieron contraer matrimonio. El 4 de mayo se convirtieron en marido y mujer. Días previos a la boda, la pareja alquiló un departamento en el lugar de residencia de la víctima, donde iban a vivir provisoriamente. Al día siguiente de que el juez los declare esposos, comenzó el calvario.

“De la nada comenzaron las agresiones verbales, las humillaciones. La violencia psicológica era constante. Le cuestionaba que derrochaba el dinero, lo que no era cierto y de ser verdad era la plata que ella ganaba con su trabajo”, comentó la abogada.

“Te voy a destruir”; “Ahora me vas a conocer”; “Ahora que estamos casados vas a saber lo que soy capaz de hacer”; eran las amenazas que el acusado hacía sobre la joven, aduciendo que iba a controlar cada uno de sus movimientos. Además, amenazaba con quitarle el negocio.

El viernes 11, tuvieron una discusión intensa, “ella decidió abandonar la casa y regresar al domicilio de su madre. Hizo la denuncia. Al día siguiente se sentía mal, tuvo perdidas lo que perdió el bebé”, detalló la abogada.

La abogada dejó entrever que la joven aún permanece shockeada por la situación que vivió y lo doloroso que fue perder su bebé. La representante legal presentó ante el Juzgado de Familia el pedido de divorcio y la nulidad del matrimonio.

Fuente El Liberal. 

Compartir

Comentarios