Una mujer recibió mensajes intimidatorios de su ex pareja sólo una hora después de que fuera sentenciado a 4 años y 6 meses de prisión en Rosario.

Ni siquiera la condena de la Justicia consiguió apagar sus conductas violentas. Apenas una hora después de que un tribunal local determinó una pena de 4 años y 6 meses de prisión efectiva por los delitos de amenazas simples, incumplimiento de orden judicial, amenazas coactivas agravadas y lesiones agravadas, un hombre de 31 años rápidamente reincidió en manifestaciones de agresión contra su ex pareja. Tras la condena, le mandó mensajes de texto intimidatorios.

"Te pensaste que me iban a dar un montón de años. Ya me voy. Te querés matar. jajaja", "Jaja. Se quieren matar. Imagináte cuando el Leo se entere de que salgo, te deja tirada. Jamás van a poder conmigo. jaja. besitos", le escribió a la mujer pasado el mediodía de ayer, luego de que la sala Nº 7 de la Oficina de Gestión Judicial del Centro de Justicia Penal expuso públicamente la condena a Ezequiel Sebastián Derminio.

La decisión del vigésimo primer juicio oral de la Fiscalía Regional Segunda estuvo bajo el ámbito de determinación del tribunal integrado por los jueces Alejandro Negroni, Facundo Becerra y Patricia Bilotta.

Pero quedó claro que la condena de la Justicia no fue suficiente ni sirvió para actuar como herramienta para contener el brote de violencia que sigue anidando en el condenado.

La fiscal Teresa Granato, de la Oficina de Violencia de Genero, acusó formalmente a Derminio por hechos ocurridos en los meses de marzo, agosto, octubre y noviembre del año 2015, en Rosario y en Villa Gobernador Gálvez.

Estos episodios representaban amenazas y golpes en una situación de violencia de género por parte de este hombre contra su ex pareja. También se refirieron amenazas a la familia de la misma, e irrupciones violentas en su domicilio, incumpliendo una prohibición judicial de acercamiento que estaba vigente.

Por otro lado, se le imputó haber amenazado telefónicamente a su ex pareja los días 7 y 8 de mayo de 2016, a través de mensajes de texto emitidos desde la cárcel de Piñero, donde se encuentra detenido.

Fuente: La Capital.

Compartir

Comentarios