El ex comisario de Raco, Enrique García, dijo que nunca tuvo una relación cercana con las máximas autoridades en ese momento.

“Estaba en la disyuntiva de hacer lo que debía o lo que me ordenaban. Barrera me dijo: ‘no sé cómo vas a hacer pero hacelo así’. Brito también sabía. Yo sabía que no era así y lo mismo entré en esa situación. He cometido un error y estoy pagando mi culpa”, declaró Enrique García ex jefe de la comisaría de Raco en el juicio por el asesinato y encubrimiento de Paulina Lebbos sobre las actas falsas que se confeccionaron cuando encontraron el cuerpo.

En los escritos se dejó connstatado que los policías encontraron el cuerpo de Paulina y no Sergio y Marcelo Goitea, como se conoció después, a partir de la reconstrucción que realizó Gendarmería.

El ex jefe de la comisaría de Raco dijo ante el tribunal que “no quería hacerlo porque no consideraba que fuera lógico”, pero era una orden directa de sus superiores. Rubén Brito, quien era jefe de la Regional Norte, y por lo tanto su superior inmediato, fue quien terminó realizando el escrito.  “Esa noche fue infernal. Le dije a Brito que no consideraba que yo pudiera hacerlo. Entonces, me dijo que él lo haría”, aseguró.

En el juicio preguntaron a García si había una relación que excediera lo laboral. El expolicía dijo conocer al secretario de Seguridad Eduardo di Lella desde que trabajaba en la dependencia de Yerba Buena. Por el “buen comportamiento” es que lo trasladan a la comisaría de Raco por una ola de asaltos.

Sin embargo en el tribunal expusieron unas imágenes donde se ve a García con Hugo Sánchez y  Brito. Fueron tomadas durante una reunión por el Día de la Policía, en noviembre de 2005, cuatro meses antes de que fuera encontrado el cuerpo de Paulina. “No éramos amigos, había una relación de superior a subalternos. Había un grado de confianza”, cerró el ex comisario.

Fuente La Gaceta

Compartir

Comentarios