La nueva ley de protección ha puesto en jaque a grandes compañías que han sido denunciadas en las últimas horas. Las multas pueden alcanzar los 3700 millones de euros.

La implementación del Reglamento General de Protección de Datos (RGPD) es y será un dolor de cabeza para todas las empresas que recopilen datos de los usuarios. Sin ir más lejos, Facebook y Google recibieron demandas por parte de ciberactivistas.

La organización None Of Your Business afirmó que, al contrario de lo que supone el espíritu del RGPD, las grandes empresas obligan a los usuarios a aceptar sus términos y condiciones o, de lo contrario, a no poder usar la plataforma.

Según la ONG, Facebook y Google "amenazan" con que sus servicios dejarán de estar disponibles si el usuario no da consentimiento a su sistema de gestión de datos.

Los reclamos legales fueron ante cuatro organismos europeos y si la justicia falla en contra de las empresas, podrían imponerles multas que van desde los 1300 hasta los 3700 millones de euros.

 

El reglamento dice que no se puede obligar a la gente a dar su consentimiento para que sus datos sean procesados con el fin de utilizar un servicio.

Facebook incluso ha bloqueado cuentas de usuarios que no han dado su consentimiento. Al final, los usuarios solo tenían la opción de eliminar la cuenta o presionar el botón Aceptar, lo que no es una elección libre.

 

Por otra parte, aclararon que el fin del "consentimiento forzado" no significa que las empresas ya no puedan usar los datos de los clientes, ya que "el RGPD permite explícitamente cualquier procesamiento de datos estrictamente necesario para el servicio", pero al usar esos datos para "publicidad, se debe otorgar la posibilidad de consentimiento libre".

 

Fuente: TN

 

Compartir

Comentarios