Luego del escándalo suscitado en el país trasandino con miembros de la Iglesia, desde la Santa Sede se ordenó el envío de dos emisarios del Papa para hablar con autoridades y ponerse a disposición de las víctimas. Esto se da un día después de que el Sumo Pontífice oficializará la dimisión de los implicados en el caso.

Durante esta mañana el arzobispo de Malta, Charles Scicluna, y el sacerdote español, miembro de la Congregación para la Doctrina de la Fe, Jordi Bertomeu, llegaron a Chile para cumplir la misión encomendada por el Papa Francisco en Santiago y Osorno.

Serán ocho días en que los enviados del Pontífice estarán en aquel país, donde se espera que concreten una serie de reuniones en las dos ciudades.

La llegada de Scicluna y Bertomeu se da luego de que ayer el Papa Francisco oficializara la salida de Juan Barros de la diócesis de Osorno y, además, aceptara la renuncia de dos obispos más.

A su arribo, Jordi Bertoemu declaró brevemente  que “hemos venido a pedir perdón en su nombre (del Papa)”.

Y al ser consultado sobre si el Papa aceptará más renuncias de obispos, dijo que “eso tenemos que dejarlo en sus manos (de Francisco), pero tenemos que estar muy expectantes de que las cosas irán muy bien”.

 

Fuente: La Tercera

Compartir

Comentarios