La madre llegó al hospital de Alberdi y dijo que se había realizado un aborto clandestino, pero la Policía encontró una beba de 37 semanas en el placard de su dormitorio.

La muerte de una beba recién nacida es investigada por personal policial y judicial en el sur de la provincia. Se sospecha que su madre, una mujer de 31 años, la habría asfixiado luego de haber dado a luz.

El hecho se produjo ayer a la siesta, cuando una mujer ingresó al hospital de Alberdi con signos de haber dado a luz recientemente. Fuentes policiales informaron que, cuando los médicos le consultaron dónde estaba el bebé, esta les señaló que se había realizado un aborto clandestino y que el cuerpo estaba en el ropero.

Un grupo de policías se dirigió a la casa de la mujer, ubicada en Escaba, e ingresó a la habitación de esta. Al abrir el ropero -agregaron las fuentes- se dieron con el cuerpo de una beba en medio de la ropa.

De acuerdo con las primeras informaciones, la beba tendría 37 semanas de gestación y habría sido asfixiada ya que tenía un pedazo de plástico alrededor del cuello. 

Los policías secuestraron prendas de vestir y material genético en el lugar para su análisis en laboratorio. La mujer, en tanto, continúa internada. No se ordenaron medidas en su contra.

Fuente: La Gaceta

Compartir

Comentarios