El menor tenía hematomas, que según los progenitores lo proporcionó su hermano que tiene problemas neurológicos. Investigación. Esperan la autopsia.

Todavía hay mucha conmoción en Simoca. Ayer un bebé de 11 años murió en el hospital Gómez Llueca de esa localidad. La criatura presentaba varios hematomas en el cuerpo. Los padres dijeron que los golpes del menor lo propinó su hermano de 11 años que tiene problemas neurológicos y atribuyen su muerte a un estado bronquial que tenía.  

Romina Gutiérrez de 23 es la madre y Jorge Luis Lucero el padre, de 33, dijeron en la Policía que al bebé lo encontraron sin vida en su cama y que al parecer se asfixió al quedar boca abajo. “Lo primero que hice fue verificar si respiraba. Y advertí que no lo hacía. Entonces intenté reanimarlo sin éxito. Enseguida lo llevamos al hospital”, contó y relacionó la muerte con problemas bronquiales que estaba sufriendo la criatura. 

El bebé tenía moretones producto de golpes que le habría causado su hermano de 11 años que tiene problemas neurológicos y sufrió una operación hace tiempo atrás. "Es inquieto, nervioso, y siempre anda con algo en las manos. Y un par de veces uno se descuidó y al parecer por celos le pegó al bebé con un palo. Esas son las marcas que vio la médica", dijo Lucero.  

El caso comenzó a ser investigado por el fiscal Jorge Carrasco, del Centro Judicial Monteros. El representante del ministerio público en principio no tomó medidas privativas de la libertad contra los padres de la criatura, porque todavía no contaba con el informe de la autopsia que le permitiría determinar la causa de la muerte del bebé. Hoy el menor cumpliría un año, "Teníamos todo listo para festejarle porque se lo quería mucho. Ahora estamos preparándonos para su velorio", cerró el padre.  

Fuente La Gaceta. 

Compartir

Comentarios