Fernando Ríos Kissner, salteño pero tucumano por adopción, es un motivador de hechos culturales donde el arte es protagonista. Creador, entre otros espacios, de El Árbol de Galeano e impulsor de la Heladera Social.


Fernando Ríos Kissner es tan multifacético que muchos lo denominan Gestor Cultural. Este salteño, que creció en Rosario de la Frontera, pero que adoptó a Tucumán como su residencia, es siempre noticia por su innovación y compromiso. La inquietud, la osadía y la decisión lo llevan a concretar proyectos, que quizás otros podrían llevar a cabo por los medios con los que cuentan.

El actor visitó nuestro "Café al Paso" y contó que quizás esa vocación nace de la familia de su madre, una pampeana que entre 24 hermanos supo cultivar la solidaridad, con tíos sacerdotes y tías religiosas, ella presidió Cáritas en sus años de juventud. Seguramente los genes quedaron impregnados en Fernando, apasionado por el teatro, que por años participó en La Pasión, cuando era dirigida por Ricardo Salim, en el papel de Judas. Fue allí cuando entendió que hacía falta algo en su vida. "De allí comenzamos con este emprendemiento cultural que lo mezclamos con lo gastronómico y así fue creciendo El Árbol de Galeano, que es un proyecto que llevamos adelante con mi socio Luis Pondal. Ese lugar que tiene esa magia increíble. El nombre es como una especie de guiño a quienes amamos las obras de Eduardo Galeano, quien cuando se enteró me mandó un mail sin conocerme y cuando estuvoen Tucumán vino varias noches a compartir con nosotros, realmente la pasamos muy bien, ya que fue muy generosos con nosotros", contó.

El Árbol de Galeano ya cumplió diez años y cuenta su creador que "nació de a poco y disfruto mucho de los procesos de transformación, de ver como se va gestando. Cuando comenzó todo tenía ganas de un espacio cultural distinto, por eso lo mezclamos con la gastronomía. Hoy a diez años debo decir que superó ampliamente todas nuestras expectativas, y me sigue sorprendiendo", confesó.

Ríos Kissner, sin embargo, no se quedó sólo en ese proyecto, sino que después encaró "La Heladera Social", un emprendimiento que traspasó las fronteras de la provincia y hasta del país. 

Imagen relacionada

"La heladera social no es ni siquiera un proyecto solidario, sino de sentido común. En realidad los que hacemos gastronomía siempre nos preguntamos que hacer con la comida que nos sobra porque esa comida terminaba siendo parte del circuito de la basura. Mi socio Luis Pondal venía temando con la comida que se tira, incluso nos desalentaron porque es como exponerse a cualquier juicio porque no hay jurisprudescia sobre el tema, hasta que hace dos años estábamos con él y vimos una familia que metió a su hijo en un contenedor, eso me marcó mucho y fue el detonante para comenzar con el proyecto. Muchos estamos tirando comida que nos sobra, cuando otros andan buscando comida que no tienen", enfatizó.

Creador desde lo cultural de propuestas alternativas a lo conocido convencionamente como Acción Poética, Rios Kissner explicó que "la cultura no escapa a la crisis como país que venimos atravesando desde hace tanto tiempo. En líneas generales, nos faltan políticas culturales, nos faltan miradas proyectadas en el tiempo, miradas a largo plazo, nos falta trabajar mucho en el interior", indicó. 

Habló también de un proyecto que arrancó con mucha fuerza como la Biblioteca Móvil, pero que con el paso del tiempo se fue desinflando, pese a su éxito. "La biblioteca es un proyecto que ha quedado en stand by, pero no se ha terminado. La gente sigue donando libros. Pero, en realidad habíamos comprado una casa rodante y moverla era difícil. Era mover un elefante todas las semanas, donde se necesitaban como diez personas. Queremos rearmar el proyecto de una manera más liviana, pero esto me ha permitido pensar que la cultura está mucho más en la calle que en los espacios estancos. Nosotros en un año hemos prestado más de 1000 libros con una tasa de devolucion de un 70%; entonces nos preguntamos: ¿Por qué la gente no va a las bilbiotecas, no será que tienen que cambiar las bibliotecas, porque evidentemente las ganas de leer están, eso ha quedado claramente demostrado?".

Para el empresario, hay algunas ramas de la cultura que se aggiornaron y otras que no, como el teatro. En cambio, la música está al lado de los avances tecnológicos. "Los que quieran sobrevivir deben apropiarse de la nuevas teconologías. Urge poder hacerlo para que ninguna rama de la cultura tenga su certificado de defunción", indicó.

En lo personal, dijo ser admirador de las culturas precolombinas, entre las que remarcó la cultura Maya. "Soy de visitar mucho Perú, es mi lugar en el mundo, me parece increíble como inciden esas culturas en la actuaidad, para mí estar por primera vez en Cuzco, a principios de los ´90 y ver que tan cercano era todo eso a nosotros me pareció algo muy interesante. En música, soy fanático de Rubén Blades, conocí Panamá siguiendo las letras de este cantante, porque hace una poesía urbana que recorre la realidad latinoamericana", comentó.

Fernando Ríos Kissner tiene demasiadas facetas para mencionarse como fuera de lo convencional. Fue padre a los 50 años. "Cuando todos mis amigos ya eran abuelos, yo recién descubro la paternidad, que es hermosa y difícil a la vez. Yo creía que no era para mí, pero llegó en este momento de mi vida y me cambió la sensibilidad para ver muchas cosas".

El tiempo siempre es corto para hablar con el creador de Acción Poética o del Prestario de Bicicletas. Un hombre distinto para muchos, pero que como remarca, sólo es una persona a la que le toca el rol de pensar en cómo organizarse. "Ese es nuestro problema como sociedad, no tenemos capacidad de organizarnos. Yo solo quiero hacer un proyecto y con pautas claras. Con estos elementos es increíble como se construyen las cosas", sentenció.

Resultado de imagen para accion poetica tucuman

Resultado de imagen para prestario de bicicletas tucuman

Compartir

Comentarios