Pekerman era el último protagonista albiceleste que aún tenía la oportunidad de levantar la Copa del Mundo, pero Inglaterra se encargó de frustrarle el sueño. Pitana, Belatti, Madiana y Vigliano son los únicos argentinos que quedan en la Copa del Mundo.

Los primeros en despedirse del Mundial de Rusia fueron Héctor Cúper, con Egipto, Juan Antonio Pizzi, con Arabia Saudita, y Ricardo Gareca, con Perú. La eliminación de los primeros dos entrenadores estaba dentro de las posibilidades lógicas por las selecciones que conducían, pero la del Tigre causó cierta sorpresa ya que, si bien el grupo que le tocó no era sencillo, se esperaba que avance a los octavos de final.

A pesar de estas tres vueltas tempraneras, la ilusión principal estaba puesta en la Selección Argentina. Todos saben como terminó una historia que desde el comienzo de la Copa del Mundo estuvo repleta de obstáculos.

Entonces, la esperanza por ver a un argentino triunfar en Rusia quedó depositada en el único compatriota que quedaba: José Pekerman. El entrenador de Colombia parecía encaminarse a una hazaña luego de que su equipo empatara el partido frente a Inglaterra en el último instante y se ponga arriba en la tanda de penales. Sin embargo, el travesaño y el arquero Jordan Pickford terminaron con el sueño mundialista de José.

Ahora, los únicos que quedan no tendrán la posibilidad de alzar el trofeo más preciado del mundo del fútbol, sino que, en parte, decidirán quienes son los que lo terminarán levantando. El árbitro Néstor Pitana, los asistentes Juan Pablo Belatti y Hernán Maidana y el asistente de VAR Mauro Vigliano son los únicos cuatro que seguirán representando a Argentina en Rusia.

Compartir

Comentarios