En Río Negro, la Justicia Federal hizo lugar al amparo presentado por la familia del menor de 7 años a cultivar marihuana. De esta forma aseguran la producción del aceite que necesita para combatir la enfermedad.

La familia de un nene de 7 años con síndrome de Tourette podrá "cultivar todas las plantas de cannabis que sean necesarias" para tratar la enfermedad del niño. Así lo dijo  la jueza federal de Río Negro Mirta Filipuzzi. La mamá y los abuelos de Joaquín Navarro, que viven en San Antonio Oeste, no podían acceder por la vía legal y de manera gratuita al aceite de cannabis que mejora considerablemente su calidad de vida. 

Este es el segundo amparo de uso de cannabis medicinal en Argentina. El primero fue en Salta, en marzo, cuando la Justicia autorizó a una mujer a cultivar 12 plantas adultas y 40 plantines de distintas cepas para tratar el trastorno neurológico de su hijo. 

Pero desde la Fundación Mamá Cultiva dijeron a Clarín que el fallo federal de este martes en el sur anticipa un una lluvia de amparos por la falta de respuestas desde el Gobierno. "Estamos en contacto con todas la ONGs del país y sabemos que esto activó los pedidos que ya estaban en proceso a nivel federal", detalla Valería Salech, su presidenta.

Tras el visto bueno para el nene con Tourette, ocho madres de Rosario presentaron una acción de amparo conjunta para que se les permita el autocultivo "en la esfera de nuestros domicilios y a resguardo de terceros" que facilite el tratamiento de las diferentes enfermedades de sus hijos. 

La clave del "paraguas legal" al que recurren familias de todo el país autoriza su uso para patologías que no están incluidas en la ley nacional 27.350 (las restringe a casos de epilepsia y con fines de investigación), aprobada en 2017, o que, aún estando incluidas, presentan dificultades logísticas para conseguirlo.

Compartir

Comentarios