En diciembre pasado, Pablo Rielo falleció por consumir MDMA en una fiesta electrónica en Córdoba y un fiscal considera que los oficiales lo abandonaron sin ayudarlo.

El fiscal Marcelo Fenol imputó en las últimas horas a dos policías por haberle negado ayuda a Pablo Rielo (35) el personal trainner rosarino que en diciembre de 2017 murió luego de consumir al menos una pastilla de MDMA durante una fiesta electrónica en Córdoba.

Los policías fueron imputados por incumplimiento de los deberes de funcionario público, luego de que el fiscal constatara que esa noche Pablo Rielo les comunicó que se sentía mal y les pidió que lo trasladen a un centro asistencial, pero los efectivos se fueron del lugar si brindarle ayuda.

“Al lugar acudió un móvil policial y simplemente pasó la novedad de que la persona se encontraba borracha o intoxicada”, dijo Fenol a Mitre Córdoba.

“Incluso el mismo Pablo Rielo intentó subirse a la caja del móvil para ser trasladado, pero los policías lo corrieron y se fueron de lugar dando por radio la novedad de que había una persona ebria”, agregó.

Para el fiscal, al negarle la ayuda, los efectivos omitieron cumplir con lo que establece la ley: “En caso de encontrarse una persona intoxicada por alcohol o estupefacientes debe ser trasladada por su resguardo”, explicó.

Pablo Rielo consumió esa noche al menos una pastilla de MDMA (metilendioximetanfetamina), más conocida como éxtasis. Se sintió mal, salió a la calle en busca de aire, se descompuso y vomitó.

Ya era la madrugada del domingo cuando sufrió una falla multisistémica. Largo rato después, arribó una ambulancia del 107 que lo llevó al Hospital de Urgencias.

Vecinos de la zona denunciaron públicamente que aquella madrugada la Policía no lo quiso trasladar al Hospital Urgencias, que los médicos del predio no salieron a atenderlo y que la ambulancia se demoró demasiado.

Fuente: La Voz.

Compartir

Comentarios