La selección colombiana regresó a su país y fue recibida como pocas veces antes visto. Por su parte, el técnico argentino tuvo su momento de ovación, pese a que destacó principalmente el orgullo de todo el plantel cafetero.

Al igual que 2014, Colombia volvió a disputar una Copa del Mundo con una verdadera entidad de juego que enamoró a todo el pueblo colombiano. Justamente, la cabeza de este grupo de jugadores fue el argentino José Pekerman, quien fue ovacionado por todo el público cafetero que se acercó al Campín de Bogotá. "Gracias infinitas por este recibimiento, estamos muy emocionados. No somos ganadores ni perdedores, ¡estamos orgullosos de esta camiseta!", gritó el entrenador frente a los miles colombianos.

Compartir

Comentarios