El fenómeno climático no se detiene y además de los fallecidos hay 56 desaparecidos y 23.000 evacuados.

El número de fallecidos a raíz de las lluvias torrenciales registradas en el sudoeste de Japón asciende ya a 176, la mayoría de ellos en las prefecturas de Hiroshima (oeste) y Okayama y Ehime (sudoeste), según los últimos datos ofrecidos este martes por las autoridades locales, mientras continúan las tareas de búsqueda de unos 56 desaparecidos.

Las precipitaciones récord caídas desde el jueves en el archipiélago japonés provocaron inundaciones y corrimientos de tierra a su paso, especialmente graves en las prefecturas de Hiroshima y Ehime, donde el fenómeno meteorológico ha arrasado miles de viviendas y dejado varias poblaciones completamente aisladas.

El primer ministro nipón, Shinzo Abe, anunció este martes que visitará la prefectura de Okayama, una de las más afectadas por las precipitaciones, después de que cancelara el lunes su gira a Europa y Oriente Medio, a fin de coordinar personalmente las tareas de asistencia a las víctimas.

"Vamos a evaluar las necesidades de las víctimas y a impulsar una pronta reconstrucción de la zona", dijo Abe hoy tras una reunión de emergencia de su gabinete, en declaraciones recogidas por la agencia japonesa Kyodo.

Unos 73.000 efectivos de las Fuerzas de Autodefensa (Ejército), la policía y los bomberos continúan hoy las tareas de rescate, transcurridas ya más de 72 horas después de que comenzaran las fuertes lluvias, un plazo considerado decisivo para poder encontrar supervivientes.

Fuente: Clarín

Compartir

Comentarios