Los familiares del joven dicen que los padres del acusado estuvieron involucrados. Piden que se investigue.

Fabio Sebastián Farías tenía 17 años cuando fue asesinado el 20 de junio pasado. "El Gordo",  hijo de Mario Dardo “El Mono” Reyna y Lorena Herrera, líderes del clan narco sería el principal sospechoso. Ahora la familia de la victima denuncian que el crimen fue planificado y piden que se investiguen a los padres del asesino. 

La familia de la víctima no cree que el “Gordo” haya actuado sin la complicidad de sus padres y de otros miembros de la organización de los Reyna. Por eso, pidieron ante el fiscal Arnoldo Suasnábar que se identifique a los autores intelectuales del crimen. Actualmente, el menor está alojado en el instituto Roca.

“Fue un crimen planificado. Fue dirigido por los padres del homicida. No entiendo por qué actuaron así. Por eso terminaron de esta forma las cosas”, contó Mónica Farías, hermana del joven fallecido. “Nosotros no podemos defendernos contra ellos. Queremos que alguien los frene. Tenemos miedo de que él intente escapar”, agregó.

“Consideramos que el homicidio de Fabio Farías fue planificado, organizado y financiado por esa organización criminal. El asesino contaba con una logística que confirma la participación de personas mayores en el crimen. Vamos a pedir que se investigue el rol que cumplieron sus padres y otros miembros de la organización”, explicó el abogado Gerardo Banegas, representante de los Farías. 

José María Molina, abogado de la familia Reyna, señaló que por el momento no surgen de la causa datos que permitan establecer la responsabilidad del adolescente acusado del crimen.

“No existe un testigo presencial del hecho investigado. La instrucción continúa trabajando y esperamos que se llegue a la verdad de lo sucedido”, cerró Molina. 

Fuente La Gaceta. 

Compartir

Comentarios