Las quejas de los vecinos es recibida a diario por lV12 y otros medios. La mayoría de las veredas en peor estado están en los barrios. La municipalidad anunció que se hará cargo aunque la responsabilidad es del frentista.

 

Lo que dice la norma

La ordenanza municipal 2.073 establece: “la reparación de la vereda será una responsabilidad permanente del frentista, excepto cuando haya sido deteriorada por trabajos realizados: por la Municipalidad o empresas de servicios públicos autorizadas, quienes serán las responsables de reconstruir la vereda”.

Sin embargo, la situación es compleja. Los vecinos afirman que, pese al texto legal, hay que tener en cuenta ciertas particularidades. En Villa Alem, Francisca Luna lo definió en pocas palabras: “el vecino muchas veces no tiene para hacer arreglar. No hay plata, qué va a hacer”.

Además, al recorrer la calle Bolívar al 1.500, los ciudadanos explicaron que a veces no se cumple con las excepciones que impone la propia norma.

“Si el vecino tiene la vereda nueva, y viene la Municipalidad, la rompe y la deja así. No la arreglan”, se quejó Maximiliano Rueda, propietario de un negocio en Ciudadela. “Y cuando la SAT viene, supuestamente a arreglar, deja huecos”, aportó Rosina Gómez.

Explicación oficial

Según la Municipalidad, hay al menos 9.500 metros cuadrados de veredas rotas dentro de las cuatro avenidas.

Se considera rotura las baldosas flojas, las que están destruidas por raíces de árboles o por los trabajos de las empresas que brindan servicios básicos, y por el deterioro causado por el paso del tiempo.

“La cantidad de veredas rotas es una barbaridad, equivale a la superficie de la mitad de la plaza Independencia”, ejemplificó Luis Lobo Chaklián, subsecretario de Planificación Urbana, en diálogo con LA GACETA.

El funcionario adelantó que el municipio se hará cargo del arreglo de las veredas. En un principio, estas actividades se comenzarán a realizar “de manera inminente” dentro de las cuatro avenidas principales. Luego esas reparaciones se extenderían, en una segunda etapa, a otros barrios de la capital.

Compartir

Comentarios