El cordobés debutó en el pasto inglés con un triunfo ante el japonés Shingo Kunieda.

Gustavo Fernández llegó a Wimbledon con el desafío de saldar una cuenta pendiente: levantar la copa en el torneo de tenis más importante del mundo, uno de los Grand Slam que todavía no pudo ganar. Y este jueves dio el primer paso. Venció al japonés Shingo Kunieda, actual número uno del mundo, por 6-4, 3-6 y 7-5 y avanzó a las semifinales en tenis adaptado.

"Me costó a partir del 5-2. No estoy contento ni conforme porque vos podés perder una ventaja de 5-2 pero no de la manera en que yo lo perdí. No estuve bien en ese momento y me lo recrimino, siento que tengo que mejorar en ese aspecto. Lo positivo es el signo de madurez, en el 5-5, de haber regenerado bien la situación, de haber pasado de página para cerrar el partido", analizó.

En las semifinales, Fernández enfrentará al belga Joachim Gerard, que recibió una invitación para jugar en el torneo y en la primera jornada sorprendió al local Gordon Reid por 6-3 y 6-3. El cordobés se impone en el historial entre ambos con 19 victorias en 32 partidos. El último antecedente fue en la final del Súper Series de Francia, instancia en la que el argentino venció por 4-6, 6-3 y 6-4 para consagrarse campeón.

Compartir

Comentarios