Valentín pasó los últimos siete meses en el hospital Avellaneda (Foto: Salud Tucumán).

Valentín pudo sobrellevar su nacimiento prematuro, con cinco meses de gestación.Pesaba un kilo, llegó a pesar cuatro y ahora podrá ir a casa con mamá.

La joven de 32 años (abogada y escribana) contó que todo empezó cuando llegó al hospital Avellaneda para hacer una consulta sobre su embarazo. Esa mañana los médicos se dieron con que la madre se encontraba con un desprendimiento de placenta y rápidamente actuaron para llevar a cabo el parto de urgencia de alto riesgo; y así nació el niño de manera prematura, salvando las dos vidas.

“En ese momento yo venía a hacer una consulta de rutina. Me atendieron y me dijeron que tenían que hacer un parto de urgencia de alto riegos para los dos. La doctora Patricia Magia con todo su equipo me atendieron y en menos de media hora se realizó la cesárea, y desde entonces estamos con mi hijo Valentín en el hospital”, dijo Irina.

El nene nació de cinco meses y pesó un kilo. Hoy se encuentra en la Unidad de Pre-alta a punto de salir y pesa más de cuatro kilos. Su mamá estuvo viviendo en la Casa de Madres del hospital y está agradecida por el trato de los profesionales.

“Dejé de trabajar por el momento para estar día y noche con Valentín. El trato de los profesionales es excelente, sus aptitudes médicas y sus conocimientos técnicos fueron buenos para dar lo mejor por mi bebé. Estuve en Casa de Madres y la gente de la cooperadora es muy buena, se encargan de que no me falte nada. En mi caso, soy vegetariana y siempre tuve las provisiones de mi alimentación especial”, destacó Vega.

Además la mamá de Valentín agregó que su hijo, al ser microprematuro, necesita la mochila de oxígeno como apoyo. Y la traqueotomía es temporal, ya que gracias a esa intervención quirúrgica del 8 de mayo, su nene pudo salir del respirador.

Desde el hospital les brindaron a Irina y a su bebé los especialistas y el traslado en ambulancia de alta complejidad. Y la madre destacó el trabajo de las enfermeras y el personal de lactario, quienes les brindaron apoyo espiritual y psicológico.

Asimismo el director del hospital, doctor Luis Medina Ruíz, acotó que Irina fue por una consulta para control sin darse cuenta de que estaba con la amenaza de un desprendimiento de placentas. “Ese es un cuadro muy grave para la mamá y el niño. Todo el equipo de salud actuó muy bien, a tal punto que él bebe nació con un kilo, se salvó la vida de la madre y hoy nos damos con la noticia que el niño pesa más de cuatro kilos y está punto de ir a su casa”.

A su vez, Medina Ruiz contó que la mamá se acercó por la Dirección para destacar la acción de todo el personal del hospital: médicos, enfermeras, lactarios, entre otros. “Hoy la madre está contenta ya que a través del sistema público de salud, que es todo de manera gratuita, facilitó que el paciente hoy esté casi de alta”, culminó.

Fuente: Salud Tucumán.

Compartir

Comentarios