Lucas Mohamed contó que su pasión por el automovilismo comenzó desde muy pequeño.

A los 9 años junto con su padre, construyó un karting y así comenzó su carrera. El piloto tucumano asegura que la línea de largada “es el punto de mayor adrenalina".


- ¿Más tranquilo que arriba de un auto?

- “Me pone más nervioso, hablar no es lo mío”.

Así comienza la charla entre Fernando Pazos y Lucas Mohamed en "Café al Paso" por LV 12 Radio Independencia.

El piloto tucumano de 43 años compartió parte de sus vivencias relacionadas con su pasion: el automovilismo. La historia de amor entre Lucas y este deporte, comenzó cuandotenía tan solo nueve años. “Mi papá corría, nací al lado de un taller mecánico, mis juguetes eran los repuestos”, recordó con mucho cariño Mohamed. Contó que acompañaba a su padre a las carreras y que una vez observó que un niño de su edad participaba en competencias de karting. Así fue como le pidió a su padre que le armara un karting, y entre los dos lo construyeron. 

La imagen puede contener: 1 persona, sonriendo

Lucas pasó por diferentes categorías a lo largo de su carrera. A los 16 años fue su primera competencia en un Fiat 128 en el autódromo Nasif Estéfano del parque 9 de Julio. También formó parte del TC 1500 en donde logró un campeonato y un subcampeonato. Actualmente compite en el Turismo Nacional clase 2, categoría en la cual finalizó segundo en 2014.

El piloto aseguró que cada carrera "es una historia distinta”.  Y a la hora de hablar de sus logros dentro del automovilismo, siempre señala a su compañero de aventuras: “todo gracias al preparador que tengo, que es mi viejo”.

Sin lugar a dudas, uno de los momentos más importantes para un piloto es el de la largada. Lucas confesó que le pasa por la cabeza en ese instante: “es el punto de mayor adrenalina, la impaciencia esa de querer el verde”.

La imagen puede contener: 1 persona, sentado

Uno de los momentos más angustiantes que forman parte del automovilismo, son los accidentes. Lucas menciono su primer accidente con su Fiat 128. “El auto empieza a girar y me chocan otros autos, y cuando el auto queda quieto, lo pongo en marcha porque quería seguir”, cuenta el piloto.  Además recordó dos accidentes importantes en su carrera, uno en Códoba y el otro en Bahía Blanca. “Son segundos que son interminables a veces”, aseguró.

Mohamed es egresado del colegio Lorenzo Massa como técnico mecánico. Tiene tres hermanas mujeres. ”He sufrido yo solo”, dice a modo de broma. Está casado y tiene tres hijos, una mujer y dos varones. “Voy a esperar que ellos elijan y realmente cuando estén definidos voy a acompañarlos en lo que sea”, comentó respecto a la posibilidad que alguno de sus hijos quiera volcarse al automovilismo.

La imagen puede contener: 2 personas, calzado

En otro tramo de la entrevista, admitió que a pesar de que “la competencia es crudísima los fines de semana", se viven momentos de compañerismo. En ese sentido, dijo que cosechó muchos amigos  en el mundo del automovilismo.

Al finalizar la charla, le preguntaron respecto a lo que significa el taller para él. "Es parte de mi vida", finalizó.

Compartir

Comentarios