La policía detuvo, pasado el mediodía, a otro menor que se dio a la fuga. Estaba alojado en el Roca por violencia de género, robo a mano armada y otros delitos. Los operadores (personal civil) están de paro.

La fuga de este menor se preoduce al otro día de la detención de "El Gordo", acusado por tres asesinatos y pertenecer a una banda de narcomewnudeo. El hecho ocurre en un marco tenso entre el personal de seguridad y el personal civil. Ayer se habría fugado otro menor, por un ventiluz.

La policía lo recapturó y dejó en manos el Juzgado de Menores de 1ª Nominación. El chico, de 17 años, estaba alojado por violencia de género, robo agravado, atentado y resistencia a la autoridad.

En tanto, anoche, persona civil que trabaja en el Instituto de menores, cortó la avenida Francisco de Aguirre y hoy están de paro. Según explicaron, uno de los operadores con turno en el horario de las fugas fue detenido e incomunicado por orden de la fiscalía. El paro continuará hasta que el trabajador sea puesto en libertad.

La Interna (Fuente: El Tucumano)

Titi estaba alojado en el Instituto de Menores Julio Argentino Roca, de donde hace tres días se había fugado El Gordo Reyna, hijo del líder narco Mario Dardo, El Mono. El clima, esta semana, se cortaba con un hilo, o con una punta. La tensión traspasaba las rejas y esta mañana, mientras apresaban a Reyna, Titi vio un ventiluz flojo: "¡Se va a escapar! ¡Se va a escapar!", advirtieron dos operadores vivenciales, pero la Policía se habría negado a intervenir. Y Titi se fugó.
"Saltó la tapia y se fue por el Belgrano, ellos lo vieron", dicen ahora en la avenida Francisco de Aguirre cortada sin quema de gomas por pedido de los vecinos, pero con toda la fuerza de la medida de fuerza que tomaron los operadores del Roca, un paro indefinido luego de que, confirmada la fuga, la fiscal María del Carmen Reuter dispusiera la aprehensión de Cristian Sosa y Carlos Cisterna, dos operadores. "Nos quieren hacer quedar como cómplices de otra fuga. Lo de hoy pasó en la misma guardia que cuando se fugó Reyna. Se llevaron a los compañeros golpeados y esposados. Están incomunicados en la oficina de una comisaría, imaginate que no pueden compartir el espacio con presos". 
  La noche se pone helada la Francisco de Aguirre al 400 y sólo hay personal policial en el Roca. Afuera, en las calles, la medida se mantendrá por lo menos hasta que mañana sábado, a primera hora, declaren los dos operadores y se investigue el contenido de sus celulares secuestrados. "No sabemos qué quieren buscar en los celulares, mensajes, fotos, algo que no existe. Los operadores vivenciales no somos seguridad, no tenemos armas. Nuestra función es acompañar a los chicos, integrarlos, educarlos, a tener buenos modales, a que el día de mañana puedan reinsertarse en la sociedad. No es nuestra función controlar los perímetros, las paredes, las tapias. Hace tiempo que venimos reclamando esta situación que hoy es insostenible", admiten durante la protesta.   La crisis del sistema penitenciario se da en un contexto crítico, como hace mucho tiempo no se registraba: "Hace unas semanas fueron golpeados dos operadores por los chicos. La situación es muy grave". De hecho, simultáneamente con la fuga del Roca, se produjeron cinco fugas más de la Seccional 12, todos en el calabozo de la comisaria ubicada en Olazábal al 1400. Tres de estos menores ya fueron apresados, al igual que El Gordo Reyna. Lo que no se detiene es el nivel de violencia e internas que hoy es un paro, pero que mañana puede ser todavía más grave.

 

Compartir

Comentarios