Mercedes Paz, deportista y emprendedora.

Optimista por naturaleza, la tenista sostiene que "van a venir tiempos mejores" después de la crisis que atraviesa el país. Pese a la situación actual, la empresaria contó en "Café al Pazo" que apuesta a un nuevo desafío.

Auténtica embajadora tucumana, ex tenista internacional, empresaria, madre y optimista por naturaleza. De esta manera, podemos describir a Mercedes Paz, quien hoy visitó "Café al Pazo".

"Estoy con muchos proyectos", comenzó respondiendo a la pregunta que le hizo Fernando Pazos cuando le consultó si cómo estaba.

La respuesta ya marcaba el perfil de una auténtica emprendedora, que tras haber dejado su carrera como deportista, se aventuró a querer cambiar el hábito de comer de los tucumanos, instalando el primer McDonald´s en el norte argentino. 

Mercedes vivió hasta los 30 años en Banda del Río Salí, fue la novena de 11 hermanos y cuando tenía cinco años comenzó a incursionar en el tenis en una cancha que había en Villa Nougués. 

A los siete años jugó su primer torneo y a partir de ahí su carrera no tuvo límites y hasta ahora el éxito la sigue acompañando desde el lado empresarial. 

En cuanto a lo deportivo, contó que se encuentra trabajando, después de estar ausente un año y medio, junto a Guillermo Coria en el programa "Nuestro tenis" que se dedica a buscar nuevos talentos.

"Está en un momento difícil la Argentina y el tenis no es ajeno a la crisis, pero el tema es decir somos un país que vivimos continuamente en crisis, pero si uno trabaja con los recursos que tiene no hay que detener esa marcha y lo importante es involucrar a los chicos al deporte", señaló, dejando en claro siempre su impronta de optimismo.   

Subrayó que una de las cosas que le dejó el tenis fueron los amigos y las experiencias que pudo vivir por cada lugar que pasó. "El tenis me ha dejado muchos amigos. Mientras uno es tenista no valora esas cosas, pero después uno va madurando y atesora eso, la oportunidad que ha tenido de conocer muchas culturas, mucha gente, y hoy, por ahí cuando voy a algún lugar, siempre tengo algún conocido en algún punto del mundo", valoró.  

A su perfil de deportista y empresaria, hay que sumarle el rol de madre de un niño de 11 años que, según reconoce, le gusta más el fútbol que el tenis. 

Profundizando su faceta empresarial, relató que cuando pensaba en retirarse del tenis comenzó a consultarles a las personas que habían pasado por esa etapa que le recomendaban "y todo el mundo me decía es muy importante tener un proyecto". 

"En ese momento, sí tenía mucho más claro que era lo que no quería ser, no quería ser entrenadora, y entonces a los 21 años, cuando vivía en Estados Unidos, quedé encantada con el sistema de  Mc Donald´s, fue cuando dije esto lo voy a llevar a Tucumán, y así lo hice", contó respecto a su inicios en la cadena de hamburguesas norteamericana.  

Su proyecto se hizo realidad cuando salió una publicación en el diario buscando franquiciados para Mac Donald´s en la provincia. "Hablé por teléfono y les conté que mi idea era retirarme en setiembre. Cuando dejé de jugar, me volví a presentar y dije que seguía interesada en el proyecto y así fue que dejé de jugar y a los 20 días estuve metida en esta vorágine" 

"La transición de tenista a persona normal no me ha costado en absoluto, al contrario ha sido muy bueno instalarme en Tucumán", acotó. 

La cadena de comida rápida, que cuenta que tres sucursales en Tucumán, ya lleva 19 años en la provincia, siendo inaugurada la primera el 26 de agosto de 1999.

"He pasado por todo, por eso digo que a veces en todas las crisis uno piensa que es el fin del mundo, pero una de las cosas que tiene el argentino es la capacidad de adaptarse", reafirmó. 

Asimismo, admitió que no fue fácil instalar todo el sistema americano en la provincia e incluso cambiar la mentalidad de los tucumanos a la hora de comer. 

"En el momento que yo abrí el local, todo el mundo me decía que era imposible que me vaya bien, cómo iba a competir con un sandwich de milanesa con una hamburguesita", recordaba, entre risas. 

Pese a los malos pronósticos subió la apuesta. "Yo ví como la gente cambió de hábitos y le tenía mucha fe. Hoy tenemos tres locales y estamos próximos a abrir el cuarto, que va a ser un AutoMac", anticipó.

"Con mi hermana Julia, que es mi socia, siempre quisimos instalar este modelo, que es un sistema distinto, va a ser el primero del norte con toda tecnología nueva. Va a ser el tercer local en Argentina en tener pantallas táctiles para armar la hamburguesa que uno quiere y generará 100 nuevos puestos de trabajo en un momento de crisis", afirmó. 

"Afrontamos tantas crisis que uno piensa que son negocios a largo plazo y yo le tengo fe porque se que el producto es muy bueno", puntualizó. 

Al final de la charla, se refirió a la situación que aatraviesa el país y volvió a mostrarse optimista, pese a que admitió que se encuentra un poco desconcertada.

"La verdad que es desconcertante. En un principio pensé que esto era coyuntural, de un par de meses. Hoy honestamente no sé dónde estamos parados, me asusta porque tenemos 250 empleados a cargo y son empresas que se manejan mucho por el margen del volúmen, pero no me puedo quejar porque hoy hay muchas empresas que tuvieron que cerrar, así que pienso que hay que ponerle el pecho y que van a venir tiempos mejores", cerró Mercedes Paz, lanzando esa cuota de esperanza, positivismo y optimismo que siempre la caracterizaron. 

Compartir

Comentarios