Para los padres, pagar estas "lecciones particulares" es lo mismo que hacerlo para que los chicos aprendar piano, fútbol o ajedrez.

La ascendencia de los E-Sports y la profesionalización de sus eventos motivó a los padres de aspirantes a entrenarlos para su desarrollo.

Hasta hace poco escuchábamos que los padres intentaban ponerle límites a los chicos para que no estén todo el día jugando en la compu, en la consola, en el celular o en una tablet. Pero la tendencia podría empezar a cambiar.

De la misma forma que muchos progenitores intentan "salvarse" con el próximo Lionel Messi en el fútbol, o fomentar otras actividades para que sus hijos se diviertan o tengan una pasatiempo que podría llegar a ser lucrativo, la última tendencia es fomentar el profesionalismo en los videojuegos.

Un informe del Wall Street Journal reveló que muchos padres del Reino Unido son los pioneros en intentar que sus hijos sobresalgan en los videojuegos y tengan más chances de llegar a ser profesionales.

El diario habló con varios progenitores que habían pagado por lecciones privadas de "Fortnite", uno de los e-sports más recientes. La idea, justamente, es que la inversión regrese de alguna manera: becas universitarias, carreras lucrativas o aunque sea premios en efectivo de alguna competencia.

En Reino Unido, la oferta de "entrenadores gamers" abunda en redes sociales. Las clases pueden costar entre 15 y 35 dólares la hora. Los propios profesores se sorprendieron con la tendencia. Explicaron al medio que antes los que invertían en entrenamiento eran adultos o jóvenes que querían hacerse profesionales.

¿Es raro pagar para que los hijos "mejoren" en los videojuegos? Para los padres entrevistados es algo lógico. Para ellos, pagar estas "lecciones particulares" es lo mismo que hacerlo para que los chicos aprendar piano, fútbol o ajedrez. El objetivo es ayudarlos para que puedan dar lo mejor en esa disciplina.

Fuente: TN Tecno.

Compartir

Comentarios