"Ese programa no fue seguro o efectivo o las declaraciones fueron falsas", cuestionan abogados.

La empresa comercial está acusada por los abogados de no cumplir contra la política contra el lavado de dinero en el marco de "un esquema de corrupción".

En Wall Street se preparan para iniciar una demanda contra el Banco Macro por el derrumbe que sufrieron las acciones de la entidad presidida por Jorge Brito, tras la aparición de su nombre en la causa Ciccone. Un grupo de abogados está en búsqueda de inversores que hayan adquirido estos papeles entre abril y noviembre del año pasado para presentar una acción colectiva, anticipó el analista de Research for Traders Sebastián Maril.

"Consideran que el Macro no siguió con sus propias políticas contra el lavado de dinero que aseguraba tener, lo cual es una clara violación de la Security and Exchange Comission (SEC)", evaluó el experto en diálogo con BAE Negocios.

En el documento elaborado por The Rosen Law Firm al que accedió BAE Negocios, recuerdan un cable de Bloomberg del 14 de noviembre en el que citan una nota de la Nación donde se menciona la posibilidad de que el titular del Macro esté involucrado "en un esquema de corrupción" que, según la Justicia, encabezaba el ex vicepresidente Amado Boudou.

Esto, según agrega el escrito, llevó a una caída de 16,36 dólares o 14% en el ADR del Macro, que cerró en u$s97,61, "dañando a los inversores", un descenso que se profundizó con nuevas noticias negativas que derivaron en una baja hasta los u$s96,68 en los días siguientes.

En particular, los abogados de Rosen ponen el foco en las políticas contra el lavado de dinero que el banco decía implementar, identificando a sus clientes y conociendo sus actividades. "Ese programa no fue seguro o efectivo o las declaraciones fueron falsas", cuestionan en el texto

Compartir

Comentarios