Diego Maradona en su presentación en Brest.

Mientras el Dinamo Brest se complica en la Europa League, el presidente piensa en refuerzos.

El regreso de Diego Maradona a Bielorrusia se acerca. Y, pese a estar a 12.000 kilómetros de su nuevo hogar, el presidente del Dinamo Brest no descansa. En Buenos Aires hizo sondeos para convencer a dos figuras del fútbol argentino de que den los últimos pasos de su carrera en su equipo.

Según trascendió, Maradona se comunicó con dos volantes creativos que supieron brillar hace no mucho tiempo: Fernando Belluschi y Maxi Rodríguez.

Con 34 años, Belluschi se recupera de una tendinitis rotuliana en la rodilla derecha que lo relegó en San Lorenzo. El 30 de julio, el volante se sumó a los entrenamientos del plantel "de forma progresiva" y es tenido en cuenta por el Pampa Biaggio.

El jugador surgido en Newell's tiene una larga trayectoria que interesaba a Diego, incluido un paso por la Selección. Fuera del país, estuvo en Olympiacos de Grecia,  Porto de Portugal, Genoa de Italia, Bursaspor de Turquía y Cruz Azul de México.

Sin embargo, en Bielorrusia le bajaron el pulgar a un jugador cuyo pase ascendería a los 4 millones de dólares, según se dijo cuando el interesado era Independiente. 

El otro que le interesaba a Diego era Maxi Rodríguez, a quien llevó al Mundial de Sudáfrica en 2010. Actualmente en Peñarol de Uruguay, donde llegó en 2017, el volante agradeció el llamado pero le aclaró que piensa cumplir los seis meses más que le quedan de contrato.

Aunque es probable que siga jugando un año más profesionalmente, Maxi podría volver a Rosario para retirarse en el club que lo formó y del que se fue por los problemas institucionales que atravesaba Newell's.

Compartir

Comentarios