El éxodo venezolano

Los desplazamientos humanos se sucedieron a lo largo de la Historia. Hoy, son particularmente intensos y plantean nuevos desafíos para los estados y las sociedades involucradas en el fenómeno.

De acuerdo a la Organización Internacional para las Migraciones en 2015 los migrantes a nivel mundial alcanzaron la cifra de 244 millones de personas. Conforme a la dinámica, la población tiende a desplazarse desde el Sur Global hacia el Norte Global, es decir, hacia los espacios altamente desarrollados como España, Francia y Estados Unidos entre otros destinos.

Ahora bien, al hacer foco en América Latina se observa un incremento en las migraciones que afectan fuertemente a los Estados Latinoamericanos, en este contexto es marcada la tendencia de los desplazamientos hacia los Estados Unidos siendo conocidos los conflictos derivados de las políticas migratorias de Trump,  sin embargo ante las crisis que atraviesan tanto Nicaragua como Venezuela significó una redefinición de los flujos migratorios, es decir, la población se dirige hacia los países de la región. En este sentido América Latina presencia el emerger de dos centros expulsores de su población, situación que efectivamente involucra a los países del área en cuanto la capacidad para contener a los grupos de desplazados.

En América Central la crisis política desencadenada en Nicaragua determinó la masiva huida de la población  hacia Costa Rica, lo cual significó un aumento de  las solicitudes de asilo hasta alcanzar a más de seis mil. La llegada de nicaragüenses  implicó tensiones entre el Gobierno y algunos grupos de tendencias xenófobas que derivaron en graves disturbios en la ciudad de San José.

En tanto América del Sur la situación política y económica por la que atraviesa Venezuela comportó el desplazamiento de miles de venezolanos quienes atraviesan los diferentes  pasos fronterizos hacia Colombia, al igual procuran arribar a Perú, Ecuador, Chile, Argentina y Brasil.

Ante la afluencia de los inmigrantes dejaron en evidencia a los Estados de la región al presentárseles  nuevos desafíos que deben afrontar, en este sentido se advierte que no poseen una política integral en gestión de las migraciones sino que se manifiesta de acuerdo a las condiciones específicas coyunturales. Conforme a ello, los países presentan importantes retos en cuanto a la capacidad para recibir a los desplazados en tanto proveerles las garantías necesarias en su seguridad sanitaria, alimentación e integridad física para que no sean víctimas de trata de personas. Asimismo se plasmaron situaciones xenófobas en diferentes localidades de llegada de los inmigrantes al provocar disputas entre los recién llegados y la población local. Por supuesto, en esta lógica de desplazamientos algunos políticos sacan ventajas para avanzar en sus carreras electorales.

 

 

Lic. Adriana E. Younes

Compartir

Comentarios