El defensor con los acusados.

La banda esta acusada de la producción, comercialización y distribución de estupefacientes.

"La Banda de Trayán", desbaratada a mediados de 2016, está acusada de producir y comercializar estupefacientes. Ayer los imputados escucharon los alegatos: piden de entre siete a 12 años de prisión. 

Para el fiscal federal Pablo Camuña, Julio César Trayán uno de lo detenidos,  habría tenido un rol secundario en la banda y habría actuado bajo las órdenes de Ricardo Gustavo García, quien sería el líder.  

El juicio, que comenzó el jueves 9 de agosto pasado, ingresó ayer en su recta final. El Ministerio Público solicitó condenas de entre siete y 12 años para seis de los siete imputados. El restante, Carlos José Casuso, quedaría desvinculado a partir del pedido de absolución por el principio de la duda, formulado por Camuña. 

El funcionario judicial definió a los imputados como “una organización intermedia que, aunque no llega a tener las características de una banda internacional, superaba a los grupos de narcomenudeo”. Camuña señaló a García como el organizador de las actividades ilícitas de transporte y comercialización de estupefacientes y de tenencia de materia prima para la producción o elaboración de estupefacientes.

Para el resto de los imputados -habrían cumplido funciones secundarias en el esquema-, pidió que fueran imputados por el delito de comercialización de estupefacientes con la intervención de tres o más personas.

Este miércoles se conocerán los alegatos para la defensa de Walter Adolfo García -uno de los hermanos del supuesto líder de la banda-, quien es asistido por Sebastián Martín García.

Compartir

Comentarios