Elsa Canseco, nació en Salta, pero hace 34 años que vive en Tucumán en dodne logro fundar su escuela de baile.

Para Elsa Canseco, la creación de La Botana, significó un poco de alivio ante el dolor por la muerte de su hermana menor. Ligada al mundo de la danza desde pequeña, se define como “una trabajadora de la industria del entretenimiento”.


 

Todas las personas tenemos fechas que tienen un alto significado emotivo en nuestras vidas. Recuerdos que nos transportan  a otros tiempos y que están relacionadas con experiencias de las cuales los seres humanos no podemos escapar. La Botana nació un 18 de abril. Fecha en la cual se cumple aniversario de la muerte de la hermana menor de  la creadora del grupo de baile.

Elsa Canceco visitó LV 12 Radio Independencia para formar parte del ciclo “Café al Paso”, conducido por el periodista Fernando Pazos.

Canseco de 55 años, nació en Salta, pero hace 34 años que vive en Tucumán. “Bailo desde los cinco años, desde que mi mamá, para una fiesta de carnaval, me puso un tutú”, confiesa la artista.  Cuando recuerda la primera vez que fue a una academia de baile, asegura: “ahí fui muy feliz”.

Hace 20 años que comenzó con su propia escuela de baile. Confesó que al principio funcionaba como un turno dentro de un gimnasio y “después fue creciendo”.

“Al arte no lo limita la edad”, sostiene al contar que desde los tres años en adelante reciben alumnos en su espacio cultural. “El baile no tiene secreto, es regularidad, frecuencia y... sale. Lo que hace la diferencia es lo que vos tenés de nacimiento que hace que seas más carismático y predispuesto”, apunta como una de las claves para aquellos que desarrollan esta actividad.

La Botana es un grupo esencialmente de baile. En la actualidad cuenta con actores, acróbatas y magos. “Comenzamos a bailar por el sanguche y la coca”, dice Elsa al hacer referencia a los inicios. En cuanto al significado del nombre, contó que algún momento lo leyó en algún lado y buscó cuales eran las acepciones que tenía esa palabra. Por un lado hacía alusión a una variedad de platos para comer: “musicalmente, coreográficamente voy a  hacer eso, un poquito de todo”, dijo. Y por otro lado el nombre significaba cicartiz, remendón: “vino a “costurear” una herida que tenía por la muerte de mi hermana”, asegura.

La Botana viene pisando fuerte en los últimos años con la diversidad de espectáculos que presentan en los escenarios. “Trabajamos mucho en el norte argentino, sobre todo en Santiago del Estero”, contó. En ese sentido, dijo que en la vecina provincia tienen la exclusividad con un organizador de eventos temáticos que son puestas en escena teatrales. “El sábado pasado hicimos de Harry Potter”, expresó.

Canseco se define como “una trabajadora de la industria del entretenimiento”.  “Si me siguen indagando digo que soy una gran vendedora de ilusiones y si lo querés simplificar, una gran mentirosa”, sostiene a modo de broma.

Confiesa que nuca imaginó “vivir de una pasión”. Pero es consciente que para haber llegado al lugar que hoy ocupa, el sacrificio fue fundamental.  “Hay que trabajar todos los días”, afirmó. Comentó que sus jornadas comienzan a las 6 de la mañana y “con suerte llegó a las 12 de la noche a casa”.

Al finalizar la entrevista aseguró que sus objetivos son “seguir con la escuela, con La Botana y me encantaría hacer una obra de teatro nuevamente”.

Compartir

Comentarios