Localidades del este estadounidense quedaron completamente desiertas ante la llegada del ciclón.

El fenómeno natural, que se desplaza a 9 km/h, causó inundaciones y destrozos en las últimas horas. Aunque disminuyó de categoría, se aguardan vientos de 150 km/h.

El huracán Florence tocó tierra este viernes cerca de la localidad Wrightsville, en Carolina del Norte, a las 07H15 (11H15 GMT), informó el Centro Nacional de Huracanes (NHC), organismo con sede en Miami.

"El huracán Florence tocó tierra hace unos minutos", dijo el director del NHC Ken Graham.

El ciclón llegó a la costa de Carolina del Norte, y se desplazaba a 9 km/h, agregó el NHC, que advirtió que impone "una marejada ciclónica amenazante para la vida" y que "la amenaza de inundaciones por las lluvias aumentará durante los próximos días".

El boletín indica que se han detectado ráfagas de entre 127 y 131 kilómetros por hora en Cabo Lookout y Topsail Beach, North Carolina, mientras que los niveles de agua en Pamlico Sound y Emerald Isle "permanecen elevados".

En Emerald Isle, Carolina del Norte, el agua alcanzó una altura de 1,92 metros (6,3 pies). Emerald Isle está a unos 135 kilómetros (84 millas) al norte de Wilmington. Los efectos de Florence sobre la región podrían durar varios días y dejar una amplia zona sumergida bajo el agua procedente del océano y la caída en forma de intensas precipitaciones.

En Carolina del Norte, estado de la costa atlántica estadounidense, unos 150.000 hogares ya se encontraban sin energía eléctrica, según el servicio local de emergencias.

La inmensa tormenta se debilitó durante la noche del jueves a categoría 1, de 5 en la escala de Saffir-Simpson, pero las autoridades advirtieron de los riesgos de los potentes vientos de 150 kilómetros por hora y las lluvias torrenciales.

Cerca de la línea costera los vientos ya se hacían notar este jueves y la localidad de Myrtle Beach, en Carolina del Sur, estaba prácticamente desierta.

Aunque en la tarde, algunos surfistas aprovechaban las grandes olas provocadas por el huracán.

"Yo me sentía bien hasta que me desperté esta mañana y vi que era una ciudad desierta", contó un residente de 40 años que dijo que se refugiaría en Charlotte, tierra adentro.

Fuente: Infobae.

Compartir

Comentarios