Campaña Nacional de Vacunación

Desde el 1 de octubre al 30 de noviembre, los niños entre 13 meses y cuatro años deben recibir la dosis adicional y obligatoria de esta vacuna.



Con el propósito de mantener la eliminación del Sarampión, Rubéola y SRC (Síndrome de Rubeola Congénita) se lanzó el 1 de octubre la Campaña Nacional de Vacunación con el objetivo de alcanzar una cobertura mayor, independientemente de las dosis recibidas previamente, reforzando así la protección de toda la comunidad.

Argentina logró eliminar la circulación endémica del sarampión y la rubéola. Sin embargo, estos virus siguen causando enfermedad en otros países. La permanente movilidad de personas genera riesgo de reintroducción de estos virus en el país. La vacunación es la estrategia más efectiva para prevenir estas patologías.

Para sostener la erradicación de estas enfermedades es necesario realizar campañas periódicas de vacunación, diseñadas para disminuir la cantidad de niños susceptibles a estas patologías que se acumulan a lo largo del tiempo. La población objetivo en este caso son niños de 13 meses a cuatro años.

"Comenzamos el 1 de octubre y se extiende hasta el 30 de noviembre. Son dos meses que dura la campaña nacional de vacunación contra el Sarampión y la Rubéola. Estas enfermedades fueron eliminadas de Argentina, pero está ocurriendo que en países vecinos hay un brote importante y sin ir más lejos en ciudad de Buenos Aires hubo siete casos de Sarampión", señaló el Jede del Departamento de Inmunizaciones del PRIS, Ricardo Cortéz. 

El especialista explicó que esta campaña está destinada a niños entre 13 meses y cuatro años inclusive, que nacieron entre el 1 de noviembre del 2013 al 31 de octubre de 2017. "A ellos le tenemos que asegurar la proteccción contra el Sarampión y la Rubéola", insistió.

Aclaró que "aún en los vacunados, el 10% no responde a la primera dosis, por lo tanto en Tucumán calculamos que hay 3 mil niños por año que aunque fueron vacunados con la Triple Viral no respondieron a la primera dosis".

Cortez informó, además, que no se solicitará orden médica y se aplicará en todos los centros de salud y hospitales públicos de la provincia.  

"Esta campaña consiste en aplicar una dosis adicional que asegura la protección. Es obligatoria, gratuita, no necesitan llevar orden médica, por lo que le pedimos que concurran a los vacunatorios de la provincia, a los Caps, a los hospitales del interior y a los grandes hospitales", remarcó. 

Asimismo, agregó que también se vacunará en establecimientos escolares donde hay jardines de 3 y 4 años y en los maternales. "Esto va ser algo intensivo", cerró. 

Desde el Departamento de Inmunizaciones del PRIS tienen como objetivo principal vacunar a la población y luego realizar una vigilancia. Es decir, estar atentos a cualquier persona que presente fiebre o una erupción en la piel, notificar y tomar muestras de laboratorio para confirmar o descartar el caso.

El sarampión es una enfermedad viral muy contagiosa y puede presentarse tanto en adulto como en niño. “En el caso de un brote que hubo en Buenos Aires hace unos meses atrás, el primer fue de un niño de ocho meses que no se sabía cómo se contagió  ya que no viajó a ningún lado. Se llegó a la conclusión que hubo un caso en un adulto que consultó en un centro de salud, es decir que el contacto mínimo con una persona enferma, hace que pueda transmitirse entre las personas que no tienen protección”, detalló Cortez.

Ante la sospecha de un caso se deben realizar todas las acciones: aislar al paciente, hacer un seguimiento de los contactos, vacunar en bloqueo, ya que si se realiza la vacuna durante tres días después del contacto, se puede evitar que se contagie la persona. Es por eso la importancia de la vigilancia que se lleva a cabo permanentemente.

Compartir

Comentarios