Se puede pasar años hasta descubrir que se posee esta enfermedad.

La Hidradenitis supurativa es un flagelo crónico que suele aparecer luego de la pubertad. Desde la Sociedad Argentina de Dermatología se busca su prevención.

Dolorosa, muy estigmatizante y poco conocida. La hidradenitis supurativa es la enfermedad de la piel más discapacitante, pero como tiene una importante demora en el diagnóstico, muchos pacientes pasan años hasta saber que tienen la enfermedad. Justamente para acortar esos tiempos (que pueden llegar hasta diez años de retraso), la Sociedad Argentina de Dermatología (SAD) lanzó una nueva edición de su campaña gratuita de detección.

Esta enfermedad inmunológica, inflamatoria y crónica de la piel que suele manifestarse luego de la pubertad a través de lesiones dolorosas e incómodas como nódulos inflamados, llagas o forúnculos en áreas donde crece el vello (ingle, axilas y/o entre los glúteos) o donde una parte de la piel se roza con otra, como entre los muslos o bajo los senos en las mujeres.

Según una encuesta online realizada por la SAD, el 88% de los pacientes con hidradenitis supurativa ve afectada su vida diaria. Los resultados indicaron que la enfermedad influye en diferentes aspectos como los emocionales y psicológicos (68%), sexuales (61%) y laborales (36%).


“Las lesiones provocadas por la enfermedad causan secreciones que manchan la vestimenta y emanan un fuerte olor, provocando cierto estigma social y emocional. Condiciona tanto las relaciones afectivas y laborales, como la autoestima”, explicó Cristina Pascutto, presidenta de la Sociedad Argentina de Dermatología.

Hasta el 5 de octubre, aquellas personas que identifiquen algunos de estos síntomas podrán acceder a un turno gratuito con un médico especialista en 10 ciudades de todo el país a través de la página web: http://hidradenitis.com.ar o de la página de Facebook: Hidradenitis Argentina.

En la última campaña, realizada en junio, casi 150 personas concurrieron efectivamente a la consulta y al 60%, según datos de la SAD, le diagnosticaron la enfermedad.

 

Fuente: Clarín

Compartir

Comentarios