Solamente 2 de cada 10 argentinos (19%) confían en que se generarán mayores fuentes de trabajo.

Un 75% de encuestados considera que las innovaciones provocarán la pérdida de trabajo, aunque la mitad de ellos piensa que la calidad de vida mejorará de aquí a 20 años.

Un informe del Centro de Investigaciones Sociales (CIS) de la UADE y Voices! reveló que para el 60% de los argentinos las nuevas tecnologías ayudan a mejorar la vida personal de los ciudadanos.

¿Un claro ejemplo? Los robots que pueden asistir a la gente en un aeropuerto o un hotel, hablarles y guiarlos. ¿Ayudan? Por supuesto. Pero también están realizando un trabajo que antes podría haber hecho una persona.

La innovación claramente mejora la calidad de vida. La mitad de los argentinos considera que el mundo estará mejor de aquí a 20 años debido a los cambios tecnológicos (50%). Un 15% no vislumbra cambios y 3 de cada 10 (28%) avizora cambios desfavorables.

Hoy los robots pueden hacer tareas muy simples, como Flippy, un “cocinero cibernético” que prepara hamburguesas y las sirve. Pero siguen necesitando el toque humano para muchísimas cosas. Algo que en el futuro, de la mano de la inteligencia artificial, podría cambiar: los robots serán más inteligentes y hasta podrán hablar e interactuar con las personas.

En los aspectos económicos y laborales, las perspectivas no son tan positivas: 5 de cada 10 personas consideran que el efecto será beneficioso para la economía, pero el 42% se manifiesta en sentido contrario.

Y para tres cuartas partes de los argentinos (75%), las nuevas tecnologías harán perder más empleos de los que se crearán. Solamente 2 de cada 10 argentinos (19%) confían en que se generarán mayores fuentes de trabajo.

Fuente: TN Tecno.

Compartir

Comentarios