Donald Trump y Kim Jong-Un podrían recibir el premio por sus aportes para evitar conflictos entre sus respectivos países.

Mandatarios de la principales potencias estarían entre las opciones para obtener el reconocimiento. El Papa Francisco es uno de los más nombrados.

Este viernes se desvelará el nombre del nuevo ganador del premio Nobel de la Paz, un galardón que la Academia sueca entrega cada año a una persona o grupo que haya hecho grandes avances a favor de la paz en el mundo a lo largo de su trayectoria.

La revista «Time» recoge algunas personalidades tan dispares y llamativas como el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, el mandatario de Corea del Norte, Kim Jong-un, o el expresidente de la Generalitat de Cataluña Carles Puigdemont: «La cara visible del referéndum no autorizado que celebró Cataluña en octubre del año pasado vive exiliada en Bélgica desde que abandonó el país para evitar ser arrestado por las autoridades españolas. La votación precipitó una enérgica reacción por parte del Gobierno central, lo que ensardeció los ánimos de los independentistas. Puigdemont ha estado fuera de la actualidad política desde entonces, pero la casa de apuestas Ladbrokes le ve posibilidades (12/1)».

El ex líder del movimiento independentista catalán, Carles Puigdemont.

 

La lista se completa con otras personalidades y organizaciones como ACNUR (Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados), el Papa Francisco, el bloguero saudí Raif Badawi –arrestado en 2012 por «insultar al Islam através de canales electrónicos»– y la Unión Estadounidense por las Libertades Civiles (ACLU por sus siglas en inglés: «American Civil Liberties Union»).

En 2017, la Campaña Internacional para Abolir las Armas Nucleares (ICAN por sus siglas en inglés: «International Campaign to Abolish Nuclear Weapons») se alzó con el premio, convirtiéndose en la vigésimo tercera organización en lograrlo desde 1901. En esta ocasión, hay 331 candidatos –216 personas individuales y 115 agrupaciones–. Se trata de la segunda cifra de nominados más alta de la historia, después de la de 2016, y los nombres de sus integrantes aún no se han hecho públicos: como en cada edición, sus identidades permanecen ocultas y guardadas bajo llave por la Academia. Solo las casas de apuestas desvelan pistas, algunas de ellas de lo más locas e inesperadas.

 

Fuente: ABC

Compartir

Comentarios