La denunciante sostiene que no supo manejar la situación de acoso que sufrió durante dos años.

La denuncia fue ratificada hoy ante el Fiscalía III de Delitos Sexuales. Se trata de una joven locutora que señala a dos de sus compañeros de Radio Ciudad de un hostigamiento que fue creciendo hasta ser insoportable, durante dos años.

La denunciante (preservaremos los nombres de las partes involucradas), es una joven locutora tucumana. Su caso salió a la luz esta semana, pero los hechos que denuncia vienen ocurriendo desde el año 2016, cuando comenzó a trabajar en Radio Ciudad -donde aún continúa-, una de las dos FM que dependen de la administración de la Municipalidad de San Miguel de Tucumán.

Según consta en la denuncia que radicó en una dependencia policial, a los pocos días de empezar, la joven habría comenzado a ser víctima de constantes “bromas” con contenido sexual sin saber cómo reaccionar. "Todas estas situaciones las soportaba porque era nueva, necesitaba el trabajo y pensaba que se iban a cansar y dejar de molestarme", sostuvo. "Siempre me decían que yo estaba a prueba, que mi puesto de trabajo no estaba seguro", agregó.

Las personas denunciadas son un periodista, de varios años de trayectoria en los medios, hoy al aire en programas de radio y televisión por aire y un locutor, también reconocido conductor y animador. Según consta en el parte policial, la denunciante trabajaba con ambos cuando la habrían sometido a juegos sexuales con doble intención: “me agarraban de los brazos y mientras uno se acercaba o me tocaba, el otro lo estimulaba para que avance”. G (la víctima) asegura, y ratifica en la fiscalía de la doctora Reuter, que la arrinconaban para rozarla físicamente. La joven incluso relató que hasta utilizaron una banana, se la colocaban en sus genitales y la invitaban a que se la quite. "Me colocaban los genitales cerca del rostro y me hostigaban con bromas subidas de tono", agrega la denuncia.

Pero el calvario no terminaba allí. Según relató G en la dependencia policial una noche el locutor – ahora investigado por la justicia- se ofreció a acercarla a su vivienda en un barrio en Tafí Viejo, pero intentó llevarla a un hotel alojamiento. La reacción de la joven amedrentó las intenciones del denunciado quién, finalmente, la llevó a su hogar y le pidió que no relate a nadie lo que había sucedido. 

En una nota publicada en Primera Fuente aseguran que “cansada de soportar la pesadilla que vivía constantemente, la joven locutora habría informado de esta situación al secretario de prensa municipal a cargo de la dirección de la emisora. Según se pudo saber, el funcionario no habría tomado ninguna acción para resguardar la integridad de la joven

El mismo medio publica además, que varios meses después “y al enterarse de la denuncia policial, desde el Centro Municipal de Violencia, Mujer y Derechos Humanos la citaron para una mediación. Allí fue recibida por la subdirectora del organismo, Lucía del Valle Rosa Briones. Según se pudo conocer, Briones solamente le ofreció disculpas en nombre de los denunciados aduciendo que son hombres de viejas épocas. 

 

Compartir

Comentarios