No se supo del paradero del mandamás de la organización durante una semana.

El gobierno de China confirmó la detención de Meng hongwei bajo la sospecha del recibo de sobornos. Su desaparición había causado revuelo en todo el planeta.

El Gobierno chino ha afirmado que presidente de Interpol, el chino Meng Hongwei, aceptaba sobornos. El Partido Comunista de China confirmó el fin de semana que el presidente de Interpol estaba detenido bajo sospecha "de violar la ley", según un comunicado oficial.

El domingo, Interpol, el organismo coordinador de la Policía mundial con sede en Francia, manifestó que Meng había dimitido como su presidente, tras llevar más de 10 días desaparecido después de viajar a China. El Ejecutivo chino aseguró el domingo que estaba investigando a Meng, quien también es viceministro de seguridad pública en China, por sospechas de violaciones de la ley.

"La investigación contra Meng Hongwei aceptando sobornos y presuntas violaciones de la ley es muy oportuna, absolutamente correcta y bastante acertada", aseguró el Ministerio de Seguridad Pública en un comunicado.
El presidente de Interpol estuvo desaparecido desde el 25 de septiembre. Meng, elegido para el cargo en noviembre de 2016, salió el pasado 29 de septiembre de Francia, donde Interpol tiene su sede en Lyon, con destino a China y fue imposible contactar con él, hasta que fue arrestado 10 días después por la Policía china. 


La esposa del ya ex presidente había hecho un llamamiento a la comunidad internacional en declaraciones a la prensa en Lyon, donde la organización policial tiene su sede mundial. El pasado 25 de septiembre, fecha del viaje de Meng a China, su esposa recibió un mensaje en una red social que rezaba: "Espera mi llamada". Después llegó un segundo mensaje en el que sólo aparecía un emoticono que indicaba una situación de peligro. Su mujer manifestaba: "No estoy muy segura de lo que ha podido pasarle", aseveró a los medios, después de leer una declaración oficial.Meng, licenciado en Derecho por la Universidad de Pekín, ocupa el cargo de viceministro chino de Seguridad Pública. También está al frente de la oficina de la Interpol en China.

Su nombramiento en 2016 a la cabeza de Interpol fue criticado por Amnistía Internacional y otras organizaciones pro derechos humanos. Amnistía calificó su nombramiento como alarmante "teniendo en cuenta que China trata desde hace mucho tiempo de utilizar Interpol para arrestar a disidentes y refugiados en el extranjero", denunció entonces Nicholas Bequelin, director de la oficina para el este de Asia de la organización.

 

Fuente: El Mundo

Compartir

Comentarios