El anuncio de la falla se informó a los dos minutos del despegue.

Los astronautas Ovchinin y Hague resultaron ilesos al arribar en Kazajistán por la avería en la nave Soyuz, desprendida del cohete homónimo. El descenso no produjo víctimas.

La tripulación de la nave Soyuz MS aterrizó de emergencia en Kazajistán después de una falla en el cohete Soyuz-FG durante su lanzamiento. La nave llevaba a bordo al cosmonauta ruso Alexéi Ovchinin y al astronauta estadounidense Nick Hague, miembros de la 57.ª expedición a la Estación Espacial Internacional (EEI).

Los dos tripulantes ya fueron evacuados de la cápsula y los médicos evaluaron su estado como satisfactorio, informó el Distrito Militar Central de Rusia.

El director del Instituto de Problemas Médico-Biológicos de la Academia de Ciencias de Rusia, Oleg Orlov, añadió que "su estado no requiere hospitalización especial" y pueden seguir trabajando con regularidad.

Actualmente, se encuentran en la ciudad de Zhezkazgan (Kazajistán) y están siendo examinados por médicos antes de ser trasladados nuevamente a Baikonur, informó la agencia rusa Roscosmos en Twitter.

El cohete Soyuz-FG, que llevaba la nave Soyuz MS y dos tripulantes de la EEI a bordo, despegó a las 11:40 (hora de Moscú) desde el cosmódromo de Baikonur, en Kazajistán. 

Alexéi Ovchinin y Nick Hague se iban a unir al alemán Alexander Gerst y al ruso Serguéi Prokópiev, que llegaron a la EEI en junio pasado.

La falla se produjo en el minuto 2 del vuelo "durante la separación de los elementos laterales de la primera etapa con el bloque central de la segunda etapa del cohete", ha detallado una fuente de Interfax.

La cápsula con los cosmonautas fue separada automáticamente del cohete fallido a través del sistema de rescate de emergencia, informa RIA Novosti.

La cápsula espacial de la Soyuz aterrizó a unos 20-25 kilómetros de la ciudad de Zhezkazgan, en Kazajistán. "Se ha establecido comunicación con la tripulación, no han resultado heridos, no requieren ayuda", detalló una fuente de Interfax poco después del aterrizaje.

Durante el aterrizaje, la tripulación pudo haber sufrido una sobrecarga de 6g. La Agencia Federal Médicobiológica de Rusia ha informado que no es una sobrecarga crítica para los cosmonautas, ya que durante los entrenamientos se someten a sobrecargas de hasta 10-12 g.

La caída del cohete portador no ha provocado víctimas ni daños materiales.

Fuente: RT.

Compartir

Comentarios