Guillermo fue suspendido por salir tarde del entretiempo en el juego de ida.

Firme pero discreto, el ayudante de su hermano estuvo al frente de la dirección técnica anoche frente a Palmeiras y aseguró que "era un objetivo trazado a principio".

Gustavo Barros Schelotto, quien hoy se sentó en el banco de Boca debido a la suspensión de Guillermo, su hermano, expresó su sentimiento luego de la clasificación del Xeneize a la final de la Copa Libertadores de América.

"Estamos contentos porque clasificamos a la final, que era un objetivo importante, que teníamos trazado a principio”, admitió Gustavo luego del 2-2 ante Palmeiras.

“De a poco, consolidando jugadores, llegamos merecidamente", afirmó uno de los mellizos y se refirió a la definición con River: “Es el miércoles que viene, debemos descansar, recuperarnos y prepararnos para la primera final”.

"Era un objetivo que lo planteamos al principio, sabiendo dónde estamos. No es fácil poder llegar a una final y jugarla, teniendo en cuenta los rivales que enfrentamos. Nos fueron tocando equipos durísimos, difíciles. Palmeiras tiene muchas virtudes como equipo. No es fácil contrarrestar. Es un mérito muy grande de los jugadores controlar a un rival durísimo", continuó analizando Gustavo.

Finalmente, quien hoy dirigió al equipo desde el campo de juego se refirió a la final ante River: "La previa, ajena a los jugadores y entrenadores, será distinta. Será una final y la queremos ganar", concluyó.

Fuente: Doble Amarilla.

Compartir

Comentarios