Imagen de Sam antes del trágico suceso.

En 2010, Sam Ballard era un rugbier de apenas 19 años. Un reto entre amigos le provocó a su salud grandes daños que terminaron acabando con su vida.

Sam Ballard, un joven australiano que estuvo en coma por comerse una babosa y quedar tetrapléjico, falleció la semana pasada después de estar ocho años enfermo. En 2010, el rugbier de 19 años llevaba una vida normal con un gran futuro por delante. En una de las clásicas fiestas con amigos estaban todos reunidos alrededor de una mesa, tomando vino y divirtiéndose cuando una babosa apareció deslizándose por el piso. "¿A que no te la comés?", le dijeron, aceptó y esa tontería le arruinó la vida para siempre.

 

Se empezó a sentir mal, lo trasladaron al hospital Royal North Shore, donde le diagnosticaron que se había infectado con un parásito conocido como Angiostrongylus cantonensis. Tal como explica Fox News la mayoría de los que padecen esta infección no tiene síntomas y mucho menos una afección cerebral, pero a Sam le causó una meningoencefalitis eosinofílica y quedó en coma durante más de un año.

 

Despertó luego de 420 días pero ya no era el joven atractivo y exitoso, ahora su vida era otra: había quedado tetrapléjico y necesitaba de una persona que lo cuide todo el tiempo todos los días. 

Tras ingerir el molusco, el joven sufrió una grave infección cerebral.

 

Katie Ballard, su madre, se mantuvo esperanzada durante mucho tiempo, soñaba con que su hijo recupere el habla y pueda volver a caminar pero Sam pudo avanzar poco. Tres años después logró salir del hospital. Estaba en silla de ruedas y desde entonces sufrió convulsiones y no pudo controlar la temperatura de su cuerpo. Además, debía ser alimentado por un tubo.

 

 

Con dolor, Katie había reconocido que su hijo "está devastado, cambió su vida para siempre y también cambió mi vida para siempre. Es enorme. El impacto es enorme".

 

Fuente: Diario Veloz

Compartir

Comentarios