PP dijo que "nadie me gana de guapo; Armani, que llegó al club "para vivir estos momentos".

Pablo Pérez, volante de Boca, y Franco Armani, arquero de River, mostraron sus sensaciones genuinas de cara a la primera final del próximo sábado.

"A mí nadie me gana de guapo", expresó con la vehemencia que lo caracteriza en el campo de juego Pablo Pérez. "Lo tomo con tranquilidad para llegar de la mejor manera", indicó con la misma tranquilidad que demuestra y transmite cuando defiende los tres palos Franco Armani. Los referentes de ambas instituciones involucradas en "la final de todos los tiempos" se pararon frente a los micrófonos en las conferencias de este mediodía como previa.

El volante de Boca palpitó la primera final de la Copa Libertadores ante River del sábado y, ante la pregunta de un periodista, desestimó la afirmación de que el rival pueda llevarse la victoria por imponer su juego brusco y personalidad.

"A mi nadie me gana de guapo. Yo entro a la cancha, hago las cosas que tengo que hacer y punto", aseguró el mediocampista del Xeneize en conferencia de prensa junto a Lisandro Magallán.

Por su parte, el arquero de River admitió que eligió venir al Millonario "para vivir estos momentos" como la gran final de la Copa Libertadores ante Boca. Una de las figuras del conjunto de Marcelo Gallardo analizó también cómo se viven las horas previas al duelo en La Bombonera.

"Hay un poquito de ansiedad de que llegue el partido lo más rápido posible. Pero hay que disfrutar todo lo lindo que estamos viviendo y después cuando uno entra a la cancha se olvida de todo", afirmó el santafesino tras el entrenamiento en Ezeiza.

Compartir

Comentarios