El operativo fue llevado a cabo por las direcciones de Control Ambiental y Bromatología y de Tránsito Municipal, con el apoyo de la Policía.


En resguardo de la salud de los vecinos, ayer las direcciones de Control Ambiental y Bromatología y de Tránsito Municipal realizaron operativos destinados  a erradicar la venta callejera de alimentos como carne de vacuna, cerdo y pescados, como así también sus derivados. Los agentes municipales contaron con la colaboración de la Policía de la Provincia. 

Oscar Gramajo, titular de la Dirección de Control Ambiental y Bromatología, explicó que la tarea de esta repartición "está enfocada a cuidar a los vecinos en cuanto a la calidad del ambiente y a la calidad bromatológica de los alimentos. En este sentido, hemos fijado muchos programas para este año, entre ellos está "Carnicerías saludables en Tucumán", que es un programa ambicioso de tal manera de erradicar en lo posible las enfermedades transmitidas por este alimento, sobre todo la que tiene que ver con el Síndrome Urémico Hemolítico". 

Señaló que "en este programa integral lo primero que estamos atacando es la venta clandestina de carne de cerdos, pescados y sus derivados en puestos que se instalan en distintos puntos de la ciudad". 

En este sentido, confirmó que "ayer domingo salimos a decomisar directamente la mercadería, cosa que hicimos en un operativo en conjunto con la Dirección de la Policía de Tránsito y con el apoyo de la Policía de la provincia". 

Indicó que "decomisamos en cuatro lugares, dos puestos instalados en avendia Kirchner y Coronel Zelaya; un puesto en avenida Ejército del Norte y Delfín Gallo, y otro puesto que estaba en avenida Las Américas e Italia. Más o menos entre los cuatro puestos deben haber sido aproximadamente unos 350 kilos de mercadería y a la vista de los propietarios la desnaturalizábamos con productos químicos para que luego fuera retirada por la empresa 9 de Julio", señaló en cuanto al proceso. 

De acuerdo al trabajo que vienen realizando en el marco de estos operativos, Gramajo dijo que "tenemos notificados 15 lugares en distintas avenidas que pertenecen a unas pocas personas que dejan el puesto funcionando en el lugar, van lo instalan en el otro y van proveyendo la mercadería". 

El funcionario municipal remarcó que "nosotros recibimos denuncias por escrito, por llamados telefónicos, por las redes sociales, por los medios de comunicaciones y estamos atendiendo todo tipo de denuncias porque la calidad alimentaria de los productos que se venden es nuestra responsabilidad".  

La comercialización de estos productos  genera  riesgo para la salud ya que tienen procedencia desconocida, no suelen respetar la cadena de frío, y están expuestos a los insectos y polvo atmosférico. 

Cabe destacar que desde  el mes de noviembre pasado la repartición está realizando  una campaña de concientización  destinada a los propietarios de los puestos  ya que no está permitida la venta de estos productos en la vía  pública y contraviene  las normas  sanitarias tanto municipales como  provinciales y nacionales.

Compartir

Comentarios